Big Shot
Buscar
Buscar

SPOTLIGHT /TENDENCIAS

Spotlight / Tendencias

Big Shot

Industria autmotriz. Getty Images

¿Qué le espera a la industria automotriz ante la pandemia?

A causa de la crisis generada por la pandemia de COVID-19, los vehículos están siendo considerados un medio de protección en comparación con el transporte público, lo cual podría brindar a los fabricantes automotrices la oportunidad de posicionarse y crear mayor interacción con los clientes que desean invertir en su seguridad, de acuerdo con la Encuesta Global a Ejecutivos Automotrices 2020 (Global Automotive Executive Survey 2020), realizada por KPMG International.

Derivado de la divergencia del mercado de la industria automotriz a nivel global, el 83% de los ejecutivos globales automotrices coincidieron en que los reguladores y las políticas del sector están impulsando las agendas tecnológicas, dado que las estrategias de subsidio y las exenciones de impuestos serán aún más esenciales en un mundo posterior a la pandemia de la nueva cepa de coronavirus.

Asimismo, por primera vez en la historia del estudio, los expertos encuestados ya no creen que los motores de combustión interna (ICE, por su sigla en inglés) tengan la mayor participación de mercado en el futuro.

Estas nuevas perspectivas en el sector podrían generar diversas áreas de oportunidad para el mercado automotriz mexicano, así lo destacan los analistas de KPMG.

La pandemia de COVID-19 ha cambiado algunos enfoques del sector automotriz. Foto: Getty Images
La pandemia de COVID-19 ha cambiado algunos enfoques del sector automotriz. Foto: Getty Images

“La crisis de COVID-19 está acelerando de manera dramática tendencias que ya existían y nuestra nueva encuesta lo confirma: más de 76% de los ejecutivos creen que para 2030 menos de 5% de la producción global tendrá origen en Europa, lo cual representa una oportunidad gigante para México”, comentó Oscar Silva, socio líder de Global Strategy Group de KPMG en México.

El especialista destacó que el 60% de los encuestados cree que de 20% a 30% de las concesionarias físicas dejarán de existir y serán reemplazadas por tiendas virtuales. Además, 80% considera que no habrá un solo modelo de movilidad y que varios modelos coexistirán por algún tiempo.

Por su parte, Albrecht Ysenburg, socio líder de la industria automotriz de KPMG en México, comentó que la pandemia de “COVID-19 puede ahora cambiar el enfoque de la industria del desarrollo tecnológico a un enfoque más operativo y de supervivencia, lo que a su vez presenta a México como un jugador de producción global con amenazas y oportunidades. Además, una respuesta global a todas las direcciones estratégicas no refleja la realidad. Las empresas deben desarrollar estrategias regionales independientes tanto para los clientes como para los mercados. Las empresas mexicanas deberán posicionarse para atender las diferentes necesidades del mercado”.

Lo que le espera a la industria automotriz, según sus principales actores

Algunos de los puntos clave que la industria automotriz está considerando son:

  • Los vehículos eléctricos de batería (BEV, por su sigla en inglés), la conectividad y digitalización; así como vehículos eléctricos de pila de combustible (FCEV, por su siglas en inglés) y vehículos híbridos eléctricos (PHEV, por su sigla en inglés) se han establecido como las tendencias clave más importantes en la industria desde 2017.
  • El 76% de los ejecutivos están de acuerdo en que para 2030, menos de 5% de la producción mundial de automóviles se hará en Europa occidental.
  • El 73% considera que los recursos minerales de un país determinan la tecnología de transmisión preferida.
  • Gran parte de la muestra (98%) ve la sostenibilidad como un diferenciador clave; sin embargo, 17% de los consumidores aún lo consideran de la misma forma.

Futuro entre combustión y autonomía

La reciente caída en los precios del petróleo crudo debido a los confinamientos implementados para evitar la propagación de la COVID-19 ha reducido el costo del combustible para los vehículos ICE que funcionan con diésel y gasolina, lo que resulta en menores costos en USD / km en comparación con los BEV.

Ante ello, se estima que las tecnologías de transmisión múltiples coexistirán entre sí, los ejecutivos globales ven una división bastante uniforme de BEV (30%), híbridos (25%), FCEV (23%) e ICE (23%) para 2040.

Te recomendamos leer: Industrializar el ADN, genética para tu vehículo

El 77% de los ejecutivos están de acuerdo en que el tráfico mixto entre vehículos autónomos y no autónomos dará lugar a graves problemas de seguridad y reclamos de responsabilidad, lo que implica un reto para la industria.

Movilidad y centralidad del cliente

El Instituto Automotriz de KPMG considera que la incertidumbre posterior a COVID-19 exige soluciones para los clientes, que permitan una mayor flexibilidad en los compromisos contractuales.

Las decisiones de movilidad de los clientes se basarán en la privacidad y seguridad de los datos, el costo total de propiedad y una experiencia de movilidad fluida y sin complicaciones.

Ante el impulso que ha recibido el comercio electrónico en el primer semestre de 2020 por las medidas sanitarias implementadas en gran parte del mundo, seis de cada diez ejecutivos consideran que la cantidad de puntos de venta físicos disminuirá entre 20% y 30% a nivel mundial.

Sin embargo, aún se está lejos de la compra en internet: 1 de cada 5 consumidores globales dicen que no comprarán un automóvil en línea.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en FacebookTwitter y LinkedIn.

autos, coronavirus, covid-19, industria automotriz, KPMG, movilidad, movilidad urbana

Scroll to top