Big Shot
Buscar
Buscar

SPOTLIGHT /TENDENCIAS

Spotlight / Tendencias

Big Shot

Oscar Hangerman, arquitecto del año, Premio Firenze Entremuros. Crédito: Ca

Los ganadores del Premio Firenze Entremuros 2020

Honor a quien honor merece: reconocimiento a los arquitectos mexicanos y sus obras recientes. Además de elegir al Arquitecto del año.

En alianza entre la marca de pisos Firenze y la revista Entremuros, el Premio Firenze Entremuros, la ceremonia de entrega de esta cuarta edición se realizó el 19 de noviembre en un evento virtual, junto con el Periódico Reforma.

“Tuvimos 400 competidores”, afirmó orgulloso Francisco López Guerra, presidente del jurado. “Y nos llenó de ánimo la convivencia entre los jueces”. Ellos fueron los arquitectos: Sofía Aspe, Jorge Arditti, Lorena Vieyra, Carlos Pascal, Andrea Cesarman y Víctor Legorreta.

Te recomendamos leer: Arditti Arquitectos, diseño que trasciende

El máximo galardón de la arquitectura y el interiorismo en México tiene 10 categorías y los ganadores en cada una fueron:

Arquitectura efímera

Pabellón Egaligilo del despacho Broissin que se presentó en el marco de Design Week México. Se reciclará y tendrá otros usos. “Esta obra plantea un diálogo entre la arquitectura efímera y la arquitectura parametricista”, explicó Andrea Cesarman. “Los pabellones activan el espacio público y destacan la conciencia de espacio construido”.

Edificio o complejo corporativo

Oficinas Módulo de Riego del despacho 3ME Arquitectura del arquitecto Augusto Hernández. “Está basado en el contexto cultural, histórico y social de Estado de Guanajuato, donde se construyó. Y está inspirado en las haciendas mexicanas del lugar, en la arquitectura agrícola”, afirmó el propio Augusto.

Edificio de arquitectura pública

Club de Niños y Niñas de Centro Colaboración Arquitectónica Bernardo Quinzaños e Ignacio Urquiza. Esta obra fue elegida por decisión unánime del jurado por atacar problemas sociales. “Va a envejecer bien”, señaló Víctor Legarreta.

Edificio de habitación plurifamiliar

COVA 07 de DF Arquitectos. “Tiene una espacialidad distinta: una gran fachada con integración vegetal. Es de buena escala y funciona bien”, opinó Jorge Arditti.

Espacio público urbano

Parque del Kínder de DVCH De Villar CHacón Arquitectos. “Este proyecto consolida la huella natural del programa de los habitantes. Y fomenta las relaciones sociales. El uso de color participa como ingrediente activo”, apuntó Lorena Vieyra.

Interiorismo comercial

Chablé Maroma Resort & Spa de Paulina Morán Diseño. “El hotel no tiene límites sino que son fronteras dada su integración con la naturaleza. Este uso de espacio abiertos será nuestro futuro”, aseguró Carlos Pascal.

Interiorismo corporativo

AC MCBOWEN Cincel Despacho de Arquitectos. Se adaptó una antigua fábrica textil. “Este espacio representa lo que un espacio corporativo debe representar hoy: espacios abiertos con gran ventilación y un plano abierto”, afirmó Sofía Aspe. “Aplaudimos la selección de luminarias decorativas contemporáneas y funcionales”.

Interiorismo residencial

Casa en el Lago del Arquitecto Eduardo Hernández Chávez. “Construida con materiales orgánicos que hacen que el lago y la naturaleza del lugar sean los protagonista. Además de una acertada selección de mobiliario con una paleta tenue llena de silencio”, comentó Sofía Aspe.

Residencia unifamiliar

Casa Naila del despacho BAAQ. “Honra a Oaxaca, donde se construyó. Lleva a cabo un elegante diálogo con su entorno y logra un vínculo entre el habitante y su sitio”, afirmó Lorena Vieyra.

El Arquitecto del año fue para

La décima y más importante de las categorías es el reconocimiento al Arquitecto del año. Esta vez se le otorgó a Oscar Hagerman por tener una arquitectura centrada en el lugar donde se construye y por haber apoyado a las comunidades marginales.

“No hay lugar para el adorno, la obra misma se vuelve el adorno de la naturaleza. La arquitectura rural es un sitio. Uno se sentía muy útil y feliz trabajando en las comunidades y sus escuelas”, cuenta Hagerman, quien eligió “la silla” como una meta. Para quien lo importante es el uso que se le da. “Debe ser cómoda y estar en armonía con a naturaleza”.

El arquitecto del año, trabaja en el Centro de Investigación de Diseño Industrial de la UNAM donde enseña a sus alumnos el gusto por la creación.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en FacebookTwitter y LinkedIn.

Arditti arquitectos, arquitectos, arquitectura, Entremuros, Firenze

Scroll to top