Big Shot
Buscar
Buscar

SPOTLIGHT /TENDENCIAS

Spotlight / Tendencias

Big Shot

Cómo afectará la prohibición de comida chatarra. Foto: Getty Images

¿Cómo afectaría a la industria prohibir la venta de comida chatarra y refrescos a menores de edad?

La prohibición a la venta de comida chatarra y refrescos a menores de edad que legisló el Congreso de Oaxaca y que también fue aprobada por legisladores locales de Tabasco, avanza en el país con 17 iniciativas estatales, incluyendo a la Ciudad de México.

Mientras que en las 13 entidades restantes se analiza su discusión, lo que se suma a cinco propuestas de reformas federales sobre el mismo tema.

Todas las propuestas presentadas por los legisladores locales de diversas demarcaciones plantean la necesidad de proteger la salud de los menores de edad, para ceder así la responsabilidad a los padres de su alimentación.

La Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur) publicó en su sitio web que en caso de aprobarse iniciativas similares en otros estados, se prevé una caída de hasta 50% en las ventas de 1.2 millones de este tipo de productos con alto contenido calórico en tiendas.

De acuerdo con estimaciones de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), esto significaría una pérdida diaria de mil 736.65 pesos diarios por tienda, ya que 25% de sus ingresos provienen de la comercialización de refrescos, 15% botanas y dulces; y 10% de compras impulsivas relacionadas.

 “Del total de lo que mueves en el negocio, al menos el 50 por ciento de los ingresos mensuales proviene de la venta de estos productos y las ventas recurrentes que provocan”, dijo a El Financiero Cuauhtémoc Rivera, presidente de la ANPEC.

 Las acusaciones lanzadas por el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gattel a los productores de bebidas azucaradas y alimentos altamente calóricos, como parte de las causas de enfermedades crónicas y degenerativas que contribuyeron a la alta mortalidad del Covid-19 en México, aceleraron las restricciones a la venta de estos productos.

Te recomendamos leer: Fundación Slim financiará la producción de vacuna contra COVID-19 en México y Argentina

Las multas para quienes violen la restricción en las ventas a niñas, niños y adolescentes van de los 8 mil hasta los 130 mil pesos.

Foto: Getty Images

 “Se afecta sobre todo a los pequeños empresarios, misceláneas, abarrotes, al cañero, se afecta toda la cadena de valor que representa hoy el 15 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) que son todos los alimentos procesados, con un solo objetivo, culpar a alguien de los muertos que estamos teniendo en la pandemia”, dijo Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En 2019 los abarroteros consiguieron ventas por arriba de los 199 mil millones de pesos, siendo sus principales productos aquellos del portafolio de Grupo Nestlé con 8.5% del total de sus ingresos, Grupo PepsiCo con 5.4%, Grupo Jumex con 1.4%, entre otras más de 3 mil 880 empresas, según datos de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM).

Obesidad en México

De acuerdo con los resultados del Reporte de Estadísticas Sanitarias Mundiales 2020 presentados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 5.3% de los mexicanos menores de cinco años de edad ha presentado sobrepeso entre 2010 y 2019. Y se reporta que nada más en 2016, el 14.8% de las personas entre cinco y 19 años fue reportado con el mismo padecimiento, el cual se incrementó en la edad adulta, puesto que el 28.9% de los mexicanos mayores de edad presentaron obesidad.

De acuerdo con criterios establecidos por la OMS, se considera que una persona tiene sobrepeso cuando su índice de masa corporal (IMC) está entre 25.0 y 29.9; se considera obesidad grado I cuando el IMC está entre 30.0 y 34.9; obesidad grado II cuando el IMC está entre 35.0 y 39.9, y obesidad grado III cuando el IMC es igual o mayor a 40.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en FacebookTwitter y LinkedIn.

adolescentes, alimenta, alimentación, alimentos, comida chatarra, Concanaco Servytur, empresas mexicanas, industria alimentaria, menores de edad, niñas, niños, refrescos, salud pública

Scroll to top