Big Shot
Buscar
Buscar

SPOTLIGHT

Spotlight

Big Shot

Los directores de finanzas deben tener la mira puesta en las tecnologías que se están desarrollando en la industria, así como seguir en su formación para generar más y mejores habilidades financieras, contables y económicas. Foto: Getty Images

6 tendencias que los CFO deben seguir en 2020

Si miráramos hacia el pasado y cómo ha cambiado el departamento de finanzas, podríamos recordar cuando la administración se llevaba a cabo en libros de registro, dando un salto a las hojas de cálculo en suites de ofimática y después al uso de sistemas especializados que reducen enormemente el margen de error humano.

Con los avances tecnológicos de las últimas décadas, ahora ya podemos contar con plataformas especializadas que nos ofrecen la posibilidad de mirar hacia el futuro con una mejor optimización del negocio a través de la Inteligencia Artificial (IA).

Los directores de finanzas necesitan tener la mira puesta en las tecnologías financieras (fintech) que se están desarrollando en la industria, así como seguir en su formación para generar más y mejores habilidades financieras, contables y económicas, con especial énfasis en el análisis de datos, pero teniendo como principal meta el manejo de emociones para la toma de decisiones.

“Para hacer frente a estos retos importantes en 2020, las empresas deberán tener en mente la adopción de un Sistema de Gestión de Tesorería (TMS) que les permita atender, de primera mano, las necesidades y tendencias del mercado, aprovechando todas las capacidades que este tipo de soluciones les brinda para el bienestar del negocio”, comentó Federico Buiter, CEO de Integrity Latin America.

Estas son las tendencias para el CFO (Chief Financial Officer) en 2020, de acuerdo con Integrity Latin America:

1. Toma de decisiones basadas en datos

La toma de decisiones es un proceso que realizamos en nuestra vida cotidiana desde el momento que despertamos. Diariamente decidimos qué ropa usaremos, los alimentos del día, cómo nos transportaremos al trabajo y, quizá, a quién le encargaremos alguna labor de la oficina. Las empresas no están exentas de este tipo de procesos para el bienestar del negocio.

Durante el año pasado se registró un aumento en la demanda de herramientas de tesorería que tuvieran la capacidad de validar y dar un significado a todos los datos financieros, ya que estos impactan en todas las industrias y en todos los departamentos de las empresas.

El análisis de datos impulsa la decisión de implementar sistemas de gestión de Tesorería (TMS, por sus siglas en inglés) en múltiples sectores.

2. Inteligencia Artificial (IA) y Blockchain

El incierto entorno económico de 2020 provocará que sigamos escuchando de aplicaciones blockchain y de Inteligencia Artificial (IA), pues los efectos de la desaceleración económica con inflación afectarán la tendencia de invertir en nuevos proyectos, o dar continuidad a otros, por el difícil acceso a una financiación saludable.

El blockchain prosigue su evolución al mismo tiempo que sus detractores argumentan que las criptomonedas son una “moda pasajera”, mientras que otros sostienen que en el 2020 podremos observar una maduración de la tecnología, considerando que su adopción no es la que se esperaba.

Por tales motivos, independientemente de nuestra postura, es indispensable no perder de vista los criptoactivos y tal vez, comenzar a utilizar algunos de nuestros recursos para su manejo y mejor comprensión en el futuro.

Por su parte, la Inteligencia Artificial (IA) y el Machine Learning continúan desarrollándose para el bien del negocio expandiendo sus áreas de actuación y entregando mejores herramientas para llevar una vida más cómoda, sin tener que relegar al humano.

Te recomendamos: Fintech salvaría a Pymes ante panorama económico

En los departamentos de finanzas, la IA permite mejorar la toma de decisiones en situaciones de incertidumbre y administrar las crecientes cantidades de información, automatizando la construcción de esta y llevando a cabo los procesos que ahorran en la inversión de recursos.

3. Riesgo geopolítico

Los directores de finanzas y tesoreros necesitan tener en la mente la importancia del entorno político acorde a la actividad de la empresa. Con situaciones como incertidumbre de los acuerdos comerciales entre países, la fluctuación de las tasas de interés y de las divisas, muchas empresas se han visto impactadas en los departamentos financieros de las corporaciones.

Para este año, será indispensable poner énfasis en comprender mejor el entorno geopolítico acorde a las finanzas del negocio y de las exposiciones al riesgo; de este modo, los equipos financieros podrán implementar mejores prácticas comerciales a largo plazo. La captura y mejor comprensión de los datos financieros serán vitales para los tesoreros y CFOs para una toma de decisiones informada y basada en datos.

4. Transformación digital

Anteriormente, los departamentos de Tesorería y Finanzas se veían como el área de contabilidad; pero conforme han pasado los años, se han visto como una entidad independiente que mira los objetivos financieros más allá de los desafíos técnicos. El año pasado se posicionó el término “transformación digital” en un entorno financiero con ejemplos como la centralización y aprobaciones de pagos. Para el 2020, la transformación digital del departamento financiero permitirá la automatización en la gestión de la liquidez y los pagos, dejando atrás el tedioso trabajo manual que se realizaba en hojas de cálculo.

A medida que la tecnología transforma a las empresas, los departamentos de finanzas o tesorerías tendrán la obligación de contar con una visión estratégica para impulsar esta transformación en todo el negocio. Los departamentos financieros que no logren demostrar una madurez tecnológica estarán en riesgo de quedarse en el camino dentro de su organización.

5. Tesorería en tiempo real

El uso de banca móvil y online se ha incrementado en gran porcentaje en el último semestre de 2019. De acuerdo con un estudio realizado por Forbes, el 40% de los usuarios en Estados Unidos no visitaron sucursal bancaria alguna.

La implementación de APIs bancarias ha brindado la posibilidad de conectarse con los equipos de Tesorería en tiempo real, ofreciendo los extractos bancarios y pagos en tiempo real, optimizando así el working capital (fondo de maniobra). Para el 2020 seremos testigos de un incremento del número de pagos en tiempo real, teniendo la expectativa de recibir un flujo constante de datos de informes bancarios que desafiarán las decisiones sobre las inversiones de los gestores de liquidez.

6. Ciberseguridad

La seguridad de la información, sobre todo la financiera, es crucial para las empresas. En los últimos años, se han incrementado los ataques a las entidades bancarias en los cuáles no solo se ha visto vulnerado el dinero, sino también los datos personales de los usuarios.

Los ataques han sido consecuencia de errores en los controles de seguridad y en la privacidad. Durante este año, las empresas deberán centrar el uso de la tecnología y los recursos para garantizar la seguridad de los datos de los usuarios, así como de sus finanzas para no poner en riesgo el futuro del negocio.

Te invitamos a seguir BigShot Magazine en Facebook y Twitter.

blockchain, CFO, ciberseguridad, finanzas, fintech, inteligencia artificial, tecnología financiera

LO MÁS LEÍDO
Scroll to top