Big Shot
Buscar
Buscar

SPOTLIGHT /TECNOLOGÍA

Spotlight / Tecnología

Big Shot

Los ecosistemas digitales ya están floreciendo en las ciudades donde existe una concentración de usuarios, infraestructura y flujos de comercio digital. Foto: Getty Images

5 claves para mejorar a las Smart Cities de México

América Latina ha experimentado un rápido crecimiento urbano en las últimas décadas y ahora es la segunda región más urbanizada del mundo después de América del Norte.

Lo notable es lo rápido que ha sido el cambio hacia la urbanización: en 1950, el 42% de la población vivía en áreas urbanas y eso ha aumentado a más del 82% este año.

La rápida urbanización crea enormes desafíos para los municipios, ya que deben escalar las operaciones de la ciudad para manejar la afluencia de nuevos ciudadanos.

Las zonas urbanas ofrecen la yuxtaposición ideal entre infraestructuras bien desarrolladas y datos reales sobre el comportamiento humano para que las empresas evalúen los avances en infraestructuras de Tecnologías de la Información (TI), tales como la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático (Machine Learning, ML, por sus siglas en inglés) y el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés.

Las ciudades también están aceptando las posibles soluciones que la tecnología puede aportar para resolver problemas urbanos como el cambio climático, la contaminación y la creciente demanda por servicios públicos como transporte, salud, entre otros.

Sin embargo, resolver esos problemas mientras se evalúan los adelantos tecnológicos requiere intercambiar datos rápidamente entre diferentes sistemas.

Los flujos de datos de múltiples fuentes deben ingresarse en los ecosistemas digitales, donde se  pueden aprovechar los mejores algoritmos de IA/ML, para colaborar e intercambiar datos y perspectivas a través de conexiones rápidas de baja latencia y enviar la información correcta al lugar indicado en el momento adecuado.

Esta visión centrada en los datos está generando demanda por interconexión, que es el intercambio directo y privado de tráfico entre los principales socios de negocio.

En las soluciones de Smart Cities (ciudades inteligentes), los socios empresariales clave por lo general pertenecen a varias industrias, incluyendo sector público, fabricación, telecomunicaciones y proveedores de nubes y TI.

El Volumen 3 del Índice de Interconexión Global (GXI), un estudio publicado por Equinix, proyecta las siguientes tasas de crecimiento en ancho de banda de interconexión privada en las industrias que normalmente impulsan el desarrollo de las Smart Cities (ciudades inteligentes). Entre el 2018 y el 2022:

  • En telecomunicaciones crecerá 39% anualmente hasta llegar a 2,524 Tbps (Terabyte por segundo).
  • En servicios de nube y TI crecerá 41% anualmente hasta llegar a 2,148 Tbps.
  • En fabricación crecerá 57% anualmente hasta llegar a 1,547 Tbps.
  • En energía y servicios públicos crecerá 77% anualmente hasta llegar a 609 Tbps.
  • En salud y ciencias biológicas crecerá 71% anualmente hasta llegar a 299 Tbps.
  • En gobierno y educación crecerá 68% anualmente hasta llegar a 106 Tbps.

Para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) las ciudades inteligentes en México son:

  • Ciudad Maderas en Querétaro
  • Ciudad Creativa y Tequila, en Jalisco

Estas tres Smart Cities (ciudades inteligentes) mexicanas tienen en común que hay una mayor participación ciudadana mediante herramientas tecnológicas para realizar servicios e interactuar con el gobierno, también porque existe mejor transporte público y vías de comunicación, alumbrado inteligente, señalización urbana adecuada, mayor seguridad pública y una mayor proliferación del concepto IoT (Internet of Things o Internet de las Cosas).

Se podrían sumar las ciudades de León (Guanajuato) y Monterrey (Nuevo León) en donde, entre otras iniciativas, se pretende lograr una sincronización e interconexión entre semáforos, reducción de tránsito, mejorar logística de envíos, proveer servicios médicos a áreas remotas, entre otros.

Los ecosistemas digitales ya están floreciendo en las ciudades donde existe una concentración de usuarios, infraestructura y flujos de comercio digital. Foto: Getty Images
Los ecosistemas digitales ya están floreciendo en las ciudades donde existe una concentración de usuarios, infraestructura y flujos de comercio digital. Foto: Getty Images

5 pasos para interconectar una Smart City (ciudad inteligente)

El intercambio de datos en tiempo real es crucial en la mayoría de los casos prácticos de una Smart City (ciudad inteligente). No obstante, a medida que los volúmenes de datos y las regulaciones aumentan, las infraestructuras de TI tradicionales que transportan el tráfico hacia un centro de datos central dejan de funcionar.

Un intercambio de datos seguro, compatible y en tiempo real dentro y entre las ciudades requiere una infraestructura tecnológica distribuida capaz de eliminar la distancia física entre todos los elementos del ecosistema digital (datos, aplicaciones, nubes, redes, socios y usuarios).

El GXI presenta cinco pasos clave que las ciudades pueden llevar a cabo para llegar a esta etapa lista para la transformación digital:

  • Optimización de la red: la latencia es importante, especialmente al tratarse de la seguridad pública. Una interconexión en tiempo real es fundamental entre los sensores que recopilan datos y los motores analíticos que calculan su respuesta. Optimizar los segmentos de la red y localizar el tráfico en las centrales reduce el costo y la latencia, al tiempo que incrementa el ancho de banda.
  • Multinube híbrida: compartir e intercambiar datos entre los diferentes sistemas y socios es más sencillo y escalable con una multinube híbrida. Una conexión directa a las nubes públicas y privadas reduce la complejidad y el costo, además de mejorar el acceso a los servicios en la nube.
  • Seguridad distribuida: las inquietudes relacionadas con la privacidad de los ciudadanos y la protección de datos continúan en aumento. Implementar y conectar controles de seguridad en las centrales de interconexión ofrece transparencia en tiempo real y brinda control sobre el acceso y los datos, lo que disminuye el riesgo y el costo.
  • Datos distribuidos: conservar los datos en el lugar donde se recopilaron, así como incorporar análisis y controles de datos en las centrales, permite obtener un análisis y respuesta en tiempo real, además de reducir los costos de transporte. Los datos se pueden seguir agregando para mejorar los modelos centrales basado en la nube, sin dejar de cumplir las regulaciones de datos locales.
  • Intercambio de aplicaciones: una vez colocadas las bases, las ciudades pueden utilizar las interconexiones del ecosistema digital para desarrollar aplicaciones y servicios nuevos, a fin de adaptarse continuamente a los cambios que surjan en las necesidades, regulaciones, tecnologías y socios y usuarios nuevos.

Proporcionar un rendimiento de alta velocidad y baja latencia a este intercambio de aplicaciones permitirá ofrecer la mejor experiencia de usuario, una colaboración óptima con los socios y un tiempo de comercialización más rápido.

En el futuro, el intercambio de datos entre los centros de salud digitales, los pacientes y las ciudades brindará una respuesta más rápida en caso de emergencia, así como un mejor diagnóstico y recuperación de los pacientes.

Los ecosistemas digitales ya están floreciendo en las ciudades donde existe una concentración de usuarios, infraestructura y flujos de comercio digital.

Las ciudades pueden aprovechar fácilmente esta oportunidad si siguen los cinco pasos arriba descritos para integrar e intercambiar datos y, de esa forma, construir comunidades más seguras, sanas y sostenibles.

Por: Steve Sasse, director Estratégico de Equinix para América Latina y el Caribe.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Facebook y Twitter.

ciudades inteligentes, conectividad, interconexión, internet, smart cities, tecnologia

Scroll to top