Big Shot
Buscar
Buscar

SPOTLIGHT /EN LA OPINIÓN DE

Spotlight / En la opinión de

Big Shot

El futuro de los negocios. Foto: Getty Images

(Re)inventar el futuro del negocio

Por Néstor Márquez*

La tecnología se desarrolla exponencialmente y desafía a organizaciones lineales que se sienten desconcertadas. Muchos presidentes ejecutivos de compañías locales o familiares, prefieren ‘apostar’ a lo seguro y seguir su lento descenso hacia la obsolescencia o a la desaparición; no entienden las reglas del juego. Mientras, emprendedores de todo el planeta están trabajando sin pausa para convertirse en el próximo Amazon, Airbnb, Uber, Mercado Libre o Rappi.

Están los emprendedores pioneros que han triunfado en el mundo digital y compiten exitosamente con los negocios establecidos. Amazon transforma la manera de hacer negocios al ofrecer la posibilidad de comprar casi todo y de todo el mundo, y así es una amenaza para los retails, los bancos, las compañías de logística, etc.

También están los emprendedores jóvenes que prefieren desafiar todo lo establecido y van tras cualquier oportunidad por pequeña que sea. Y los negocios tradicionales que luchan por cambiar. Buscan transformarse, lo sufren, pero muchos lo consiguen.

¿Qué decir de los nuevos participantes globales? Tenemos a los europeos del este y los asiáticos, mientras los chinos traen una fuerza enorme: están incorporando a un montón de personas al mundo capitalista, muchas de ellas se vuelven emprendedores, quieren su parte del pastel. Tienen hambre.

Te recomendamos leer: Datos personales, el oro de la conquista digital

El futuro del negocio

¿Qué hacer entonces? ¿Tengo que cambiar todo? No, no todo. Aquí algunas ideas para encarar el futuro, basadas en cuatro elementos: estrategia, personas, procesos y tecnología.

Lo primero es preguntarse: ¿Queremos cambiar? Una de las características que demanda el futuro es tener la suficiente flexibilidad mental para no aferrarse al pasado. La otra es poder imaginar el futuro para nuestro negocio, desentrañando hacia dónde van las cosas.

El segundo pilar es la gente. ¿Tenemos las personas adecuadas? ¿Cuáles son las capacidades que necesitamos incorporar para llegar desde donde estamos a ese futuro deseado?

En cuanto a los procesos, hay que identificar las tareas estratégicos que debemos incorporar, algunas tienen que ver con customer centricity, esto es poner al cliente en el centro.

Otro es el design thinking, que tiene que ver con utilizar esquemas originales y efectivos para resolver problemas de manera no convencional. ¿Tenemos cierta agilidad organizacional que nos permita la flexibilidad necesaria para cambiar?

Y el data driven, que se refiere a qué tanto valoramos los datos y qué tanto provecho le sacamos para la toma de decisiones. Ya no se trata solo de utilizar los datos, hay negocios que buscan implantar ideas directamente en el cerebro (recordemos los casos de Cambridge Analytics con Trump o el Brexit). No es una práctica por la que debiéramos sentirnos muy orgullosos, pero hay que tener en cuenta sus versiones menos dañinas de las mismas.

Sobre la tecnología, muchos creen que con invertir en redes sociales, analizar datos o comprar robots, están del otro lado. En realidad, se trata de tomar decisiones estratégicas.

Es importante tener conversaciones de alto nivel mediadas por expertos que no quieran vender una tecnología puntual, sino que quieran producir una verdadera transformación del negocio y hacer del mundo un lugar mejor.

En síntesis: Se trata de pensar hacia dónde se quiere ir, y a partir de ahí, trazar una ruta, para, entonces sí, trabajar de manera inteligente. ¿Comenzamos ahora?

*Néstor Márquez es especialista en transformación y futuro de negocios.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Facebook y Twitter.

digitalización, emprendimiento, empresas, empresas mexicanas, empresas tecnológicas, negocios, tecnologia

Scroll to top