Buscar

SPOTLIGHT /EN LA OPINIÓN DE

Spotlight / En la opinión de

Big Shot

Mona Lisa, gioconda. Foto: Pixabay

El arte de la risa

Se han clasificado 12 tipos de risa humana: la risita, la sonrisa social, la risa nerviosa, la sonrisa natural, la risa falsa, la risa burlona, la risa de la venganza, la risa inconsciente, la complaciente, la ensayada, la carcajada y hasta reírse de uno mismo.

Leonardo Da Vinci dijo que es una necesidad humana reír para no llorar.

Bertrand Russell sostenía que la risa constituye un acto de purificación que permite evacuar la acumulación de energía negativa, como la violencia, la frustración o el sufrimiento; por eso cinco años después, Winston Churchill adujo que la sonrisa de la humanidad es tan indispensable para el espíritu como el aire para el cuerpo.

Gabriel García Márquez dijo una vez en el curso de una entrevista que cada vez que sonreímos añadimos vida al corazón, por esto, la risoterapia está probada y salva vidas.

A veces me cuesta trabajo sonreír, pero hoy he decidido no sonreír. Hoy por la mañana comencé esta lucha infructuosa, sin embargo, mi cuerpo me traiciona con una ligera contractura que quiere surgir entre mis labios, pero me resistió y solo abro la boca para lavarme los dientes, preparo café, desayuno, tomo una ducha y me preparo para comenzar el día.

Hoy no quiero sonreír por ningún motivo, ese es mi propósito, sin embargo, el universo conspira en mi contra, recibo memes y los saludos chistosos de familia y amigos. Superado el chiste mañanero prosigo, nada es suficiente para romper la mueca que permanece estoica y firme, no voy a sonreír este día.

Te recomendamos leer: El regalo perfecto

El sol luce esplendoroso, es un día claro, algunas nubes y todo el paisaje se une en este complot, sin duda se están esforzando en quererme hacer sonreír; el que vende el periódico en la esquina me desea los buenos días y le contesto enfurruñado y me volteo en seguida por que su sonrisa chimuela me aguarda, pero no lo volteo a ver, sigo mi camino.

Ya en el trabajo todos mis compañeros y hasta mi jefe hoy llegaron de buen humor, no hay pendientes, no hay atrasos, todo fluye, todos sonrientes, pero yo sigo fiel a mi promesa, hoy decidí no sonreír.

Las horas pasan y ansío regresar a mi casa para huir de la flagrante batalla en la que me he envuelto hoy, sin embargo veo, mi reflejo en una vidriera y una gran reflexión vino a mí: “quien no es capaz de reírse de si mismo, está expuesto a que le duela cuando los demás se rían de él.”

Comencé a reír a carcajadas porque no he podido atentar ni estar en contra de la naturaleza humana, y mucho menos vivir sin sonreír a mi mismo reflejo. 

Les dejo un saludo, estas letras que me surgieron para ustedes agradeciendo siempre su buena vibra y su gentil amistad. 

Voltaire sentencia que es tan fuerte el sufrimiento humano que por eso inventamos la risa, cualidad que ningún otro organismo exhibe.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en FacebookTwitter y LinkedIn.

Arte, Recomendado

Scroll to top