Big Shot
Buscar
Buscar

SPOTLIGHT /EN LA OPINIÓN DE

Spotlight / En la opinión de

Big Shot

Perspectiva sobre el 2020. Crédito: Pixabay

¿El 2020 cambió mi perspectiva de las cosas?

Si algo nos ha dejado este 2020, aparte de frustración y tristeza tanto personales, como profesionales, nos ha dejado mucho aprendizaje y valoración del entorno que nos rodea. Y es que, a estas alturas, no podemos dar por sentado que todo lo que tenemos y conocemos seguirá ahí de la misma forma.

Son tantas las lecciones que hemos recibido este año como empresarios, amigos, hermanos, padres, madres y como esa persona que congeniaba con otros todos los días a determinada hora en el elevador o en las escaleras para entrar a nuestra fuente de labor.

Como empresarios aprendimos a no tener solo un plan “A, B y C”, ya que es necesario formular un plan “D” para las eventualidades que se encuentren fuera de nuestras manos el poder arreglarlas.

Aprendimos a que las tendencias se deben tomar en cuenta, ya que marcan posibilidades de cambio a las cuales tenemos que adaptarnos. El home office es una muestra de ello, cuánto tiempo no se fue postergando la implementación de ello, porque se creía que era un plus para el colaborador y que no se obtendría la misma productividad, cuando en estos momentos podemos ver que estábamos totalmente errados. Pero sobre todo aprendimos que nuestro equipo de trabajo es humano. Si durante toda esta pandemia te tomaste el tiempo de poder acercarte y conocer mejor a tus colaboradores, te felicito, porque eso dice que quieres ser un mejor jefe y una mejor persona, ya que este tiempo ayudó para que entendieras que ellos son la empresa.

Te hago una pregunta: ¿Tenía que pasar esto para que te dieras cuenta que la mayoría de tus colaboradores están en tu empresa por necesidad y no por gusto?

Me imagino que en este tiempo también te pudiste dar cuenta que muchos de ellos tienen infinidad de problemas en su vida personal, por mencionar un ejemplo tu mejor empleado que se llama Eduardo, que siempre te saca todo el trabajo en tiempo y forma, tiene más de dos años sin tomar vacaciones porque la carga de trabajo era mucha… tiene cáncer de riñón en etapa 2. O Angélica tu secretaria que todos los días te recibe con una sonrisa y que en más de una ocasión la llegaste llamar incompetente porque se equivocó en alguna actividad… sufre de violencia familiar. Así como ellos cuantos de tus empleados no tienen lo suyo.

Te recomendamos leer: El home office no es disponibilidad total de tiempo

Con todo esto no quiero decir que les soluciones la vida, pero por lo menos puedes tomar verdaderamente acciones que permitan brindarles una mejor calidad de vida laboral. Recompensa los esfuerzos, evalúa de forma justa al trabajo que realizan, invierte en su desarrollo, brinda oportunidades, escucha todo lo que ellos pueden aportar, asegúrate que sus jefes sean justos y humanos, en pocas palabras reconócelos, ya que ellos no te están dando solamente la mitad de su tiempo, te están dando la mitad de su vida.

Actualmente contamos con la tecnología para poder realizar procesos de evaluación de forma exacta y eficiente, con todo esto que está ocurriendo RH debe ser el área que más tiene que cambiar. Ya se dieron cuenta de la importancia del empleado y de la humanidad que debe de existir en la organización, es hora de implementar los conocimientos no solo para mejorar y revolucionar los procesos de reclutamiento, es hora de que el clima laboral y la cultura organizacional cambien de forma drástica para un mejor entendimiento entre empleado y empresa.

La lección más grande que nos ha dejado la pandemia es “que no teníamos todo el tiempo que pensábamos”, siempre ponías primero tus obligaciones profesionales y dejabas pasar momentos importantes en tu vida; un cumpleaños, una celebración, una cena con tu pareja, ver una película con tus hijos, millones de cosas las fuiste dejando afuera, y siempre decías: “para la próxima”. Ahora esa “próxima” no va a llegar, pues muy posiblemente esa persona ya no está, y con esto me refiero a nuestros queridos ancianos, cuantas veces se quedaban esperando para platicar contigo o a que los fueras a ver, y siempre fue la próxima ocasión.

La desidia, ignorancia, falta de valor y conformismo, son las razones por las cuales no hiciste muchas cosas, como cuando querías recompensar a tus empleados por el éxito obtenido en un proyecto antes de la pandemia, creíste que era más apropiado hacerlo en una mejora ocasión, por lo menos hoy ya no vas a poder decirles “gracias”… dos personas de tu equipo ya no están.

Hablamos mucho de lecciones que nos ha dado esta pandemia, pero también nos ha dado recompensas, cuántas veces al salir del trabajo no deseaste tener más tiempo con tu familia, seguirte preparando tomando algún curso, hacer más ejercicio, mmm no lo sé pueden ser muchas cosas, pero ahora que lo tienes ¿lo estás aprovechado?

Nuestra perspectiva por supuesto que debe haber cambiado con la pandemia de COVID-19, el no hacerlo es estancarse como persona, y uno debe de aspirar a mejorar, a seguirse desarrollando. La vida está llena de pruebas y le puso a todo el mundo esta llamada SARS-CoV-2 como una señal de que la mentalidad humana debe cambiar, no únicamente la parte profesional, más bien como individuos.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en FacebookTwitter y LinkedIn.

2020, coronavirus, covid-19, pandemia