Big Shot
Buscar
Buscar

SPOTLIGHT /EN LA OPINIÓN DE

Spotlight / En la opinión de

Big Shot

La estrategia de contenidos no puede basarse en hacer anuncios publicitarios buscando una compra directa; más bien debe venir cargada de emociones.

¿Cómo aprovechar una estrategia de influencers?

Seguramente, en varias ocasiones te han recomendado hacer una campaña para tu marca o negocio apoyado de un influencer. Todos te prometen grandes resultados de alcance y un impacto en redes sociales casi garantizado.

¿Pero esto es real? ¿Un influencer podría hacer que tus ventas se disparen solo con promocionar tu producto?

Te puedo decir que no necesariamente. Si bien un influencer o youtuber tienen la facilidad de llegar más rápido a las que podrían ser tus audiencias objetivo e influir en el despegue de tu producto o marca, la realidad es que no servirá de nada si no tienes bien planificada tu meta con un desarrollo de contenidos y un posicionamiento de marca lo suficientemente atractivo para todo tipo de públicos.

Aquí es donde la máxima de que “el contenido de valor siempre será la Reina de tu negocio” cobra la justa importancia. El posicionamiento debe partir desde la perspectiva de la estrategia que estés realizando para tu producto y no desde la óptica del influencer que se sumará a la campaña.

Dicho en pocas palabras, la empresa es quien provee el tono, el mensaje y la forma para que ellos se sumen a tu campaña y que, apoyados de sus miles o millones de seguidores, maximicen el alcance de tu mensaje.

Y es que no necesariamente porque un influencer diga el nombre de tu marca o la apoye con una frase contundente, esto realmente generará engagement de sus seguidores con tu empresa o producto.

Más bien será el contenido de valor, retomado por ellos y dirigido a esas audiencias objetivo, lo que sí podrá hacer que el posicionamiento funcione.

Otro detalle para analizar es a quién o quiénes realmente te dirigirás. No es lo mismo un influencer con un target de mujeres de entre 16 y 24 años, que toca temas de moda y belleza; que uno que tiene menos seguidores pero que va dirigido a una audiencia mixta, con un promedio de edad de entre 24 y 35 años, que es quizá uno de los consumidores que estás buscando afanosamente y no has podido conseguir.

Te recomendamos: Publicament: outsourcing, ¿reformas irreversibles?

La estrategia de contenidos no puede basarse en hacer anuncios publicitarios buscando una compra directa; más bien debe venir cargada de emociones, experiencias y en algunos casos usabilidad del producto, que puedan posicionar los mensajes clave de tu empresa en las audiencias que estás buscando que te tengan “top of mind”.

Entre más contenido y elementos tengas claros y sólidos, para que tú y el influencer trabajen, tu marca, negocio o servicio será el más beneficiado en su posicionamiento (y consecuentemente en ventas). Será un trabajo en conjunto y con una apuesta clara para acercarte a tus públicos objetivo.

Sin embargo, lo que nunca debes perder de vista es la parte final de cualquier proceso, en este caso el de atención al cliente. Aunque tu campaña de contenidos sea impecable y el influencer haga su trabajo de la mejor forma, la parte final siempre será tuya y puede hacer que todo el trabajo e inversión anterior no resulte tan fructífero.

*Mario Bernal Gómez Llanos ha sido periodista, redactor y productor
ejecutivo desde hace más de 25 años, colaborando con medios informativos
internacionales como Telemundo y NBC Universal, además de nacionales
como El Financiero Bloomberg, La Octava, El Universal, la Agencia
Mexicana Notimex y el periódico Reforma, donde fue fundador de la página
web del diario.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Facebook y Twitter.

estrategia, estrategia empresarial, influencers, marcas, marketing, mercadotecnia

Scroll to top