Big Shot
Buscar
Buscar

NUEVOS NEGOCIOS

Academy

Big Shot

Cómo diversificar una inversión. Foto: Getty Images

¿Por qué debes diversificar tus inversiones?

Al convertirte en inversionista, uno de tus principales objetivos es conseguir una rentabilidad que te permita obtener los mayores beneficios para así lograr tus metas financieras.

La rentabilidad de tus inversiones dependen directamente del riesgo que estés dispuesto a tomar y el tiempo del que dispongas para que tu dinero trabaje.

Un buen inversionista sabe que es necesario contar con una estrategia adecuada que se adapte a su perfil para reducir el riesgo en la mayor medida, y así evitar pérdidas. Una de estas estrategias consiste en la diversificación.

Puedes elegir inversiones con una mayor rentabilidad y por lo tanto más riesgo, y otras con un riesgo menor, aunque los beneficios no sean muchos; de forma que, en caso de que algunas inversiones tengan resultados negativos, se puedan compensar con las que han obtenido mejor rendimiento.

En términos financieros, diversificar una inversión o una cartera, significa repartir el capital destinado entre diferentes activos, en lugar de destinar todos los recursos a un solo activo.

Estudios realizados por Gary P. Brinson, L. Randolph Hood y Gilbert L. Beebower (1991) demostraron que hasta el 90% de los beneficios obtenidos de las inversiones se han obtenido gracias al acierto en la distribución por tipo de activo.

¿Cómo diversificar tus inversiones?

Se habla de que diversificar es aplicar la frase “no poner todos los huevos en una canasta”, pero en realidad es mucho más: se necesita hacer de manera inteligente.

Aunque no existe una “receta mágica” para distribuir el dinero que vas a invertir de manera eficiente, la diversificación inteligente puede ayudar a crear un portafolio de inversión que te ayude a controlar en mayor medida el riesgo (de acuerdo con tu perfil de inversionista) y a su vez consiga maximizar los rendimientos potenciales.

En términos muy generales, existen dos formas principales de invertir tu dinero: prestarlo y recibir una tasa de interés a cambio, es decir con los llamados instrumentos de deuda; o ponerlo a trabajar en un negocio por medio de instrumentos de capitales.

Entre otras clases de activos, se encuentran los fideicomisos en bienes raíces, también llamados fibras, o la inversión en metales preciosos.

Todos estos tipos de activos tienen un rendimiento estimado, pero también dependen de la volatilidad y la correlación entre ellos para definir cuál será la ganancia.

Te recomendamos leer: Conceptos básicos que debes conocer para hacer que tu patrimonio crezca

La idea es combinar estos activos y para lograrlo es necesario que consideres diversos aspectos, de acuerdo con tus intereses, metas y necesidades como inversionista, como tu nivel de tolerancia al riesgo, tus objetivos de inversión y el plazo en el que tienes planeado invertir.

Para poder crear una cartera diversificada, es necesario que los activos que selecciones no tengan relación entre ellos; es decir, no basta con que sean diferentes, sino que no exista entre ellos una exposición al mismo tipo de riesgo o rentabilidad.

Lo recomendado por expertos al momento de diversificar es seleccionar activos que no compartan ciertos criterios como:

Tipo de sectores

Es mejor intentar diversificar la inversión entre los diferentes sectores de la economía para que en caso de que se tenga una crisis en alguno de éstos, no se afecte al total de tu inversión.

Tipos de interés

Es recomendable seleccionar activos tanto de renta fija, como de renta variable o mixta.

Tipos de activos

Conviene tomar en cuenta los diversos tipos de títulos de inversión, como las acciones, bonos, obligaciones y fondos de inversión, con el fin de combinar distintos niveles de riesgo, rentabilidad e incluso diferente vencimiento.

Plazo

La diversificación temporal de una cartera de inversión se basa en comprar activos de forma escalonada en el tiempo.

Dado que en ciertas ocasiones no es un buen momento para adquirir determinados activos, a los inversionistas inexpertos se les recomienda adquirir activos de manera paulatina, reduciendo la posibilidad de destinar cierto capital a una inversión que sea poco recomendable por el momento en cuestión.

Ubicación geográfica

Se basa en repartir el capital destinado a inversión, atendiendo al país de origen de cada activo o al país en el que se encuentra la sede de una empresa determinada.

En muchos casos, al realizar este tipo de diversificación se opta por empresas multinacionales, cuyos ingresos provienen de un gran número de países.

De esta forma se obtiene una mayor seguridad, evitando que determinadas circunstancias económicas o políticas que afectan a un país influyan en el monto total de la inversión.

Combinar una cartera de inversión con base en estos criterios ayuda a disminuir notablemente la sensibilidad de la misma a los posibles cambios de los mercados, al no depender el resultado de la inversión de una sola variable y evitar que todos los activos respondan o actúen de la misma forma.

Si quieres comenzar a invertir y hacer crecer tu patrimonio da clic aquí para conocer algunas opciones.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en FacebookTwitter y LinkedIn.

finanzas, finanzas personales, Inversión, inversiones, inversionistas, invertir, patrimonio, Recomendado, Sura

Scroll to top