Big Shot
Buscar
Buscar

NUEVOS NEGOCIOS

Academy

Big Shot

Liderazgo. Crédito: Getty Images

Las 7 cualidades que demuestran la actitud y la solidez personal del líder

Antes de ser profesionistas, líderes o empresarios, se es hombre o mujer. Como tales, hemos de mostrar características que nos distingan favorablemente.

De las cualidades que verás a continuación, todas ellas deberían de esperarse de todo ser humano formal y comprometido; por lo tanto, tratándose del caso de un líder o empresario, es de suponer que estas distinciones se vean enaltecidas, ya que lo que se espera de él o ella es que esté un paso adelante, como profesional, como servidor y como modelo a seguir.

1. Disciplina

Mucho se habla acerca de la disciplina, pero, con toda honestidad sea dicho, poco se ha logrado en este tema. La gran mayoría de la gente tiende a fallar cuando de esto se trata. Y no es de extrañarse, porque ser disciplinados nos aleja de nuestra zona de confort, nos separa de la gratificación inmediata… eso es algo que no siempre se quiere. Contrario a ello, la disciplina es una cualidad que nos acerca a objetivos y sueños más grandes, pero, naturalmente, nos hace pagar el precio. Porque, además, de manera ideal, este concepto debería aplicarse en todas las áreas de nuestra vida. Un líder de excelencia es disciplinado en todos sus roles y funciones, eso incluye su vida personal. ¿Consideras que no eres disciplinado(a)? Intenta abordar un solo tema, poco a poco; por ejemplo, si te cuesta trabajo orientarte a la venta, intenta contactar diario a tres personas, ¡nada más! No pierdas el ritmo, pero tampoco lo aceleres esa primera semana. A la siguiente, incrementa el número a siete personas. Cuando sientas que ya vas desarrollando el hábito puedes aumentar el número de contactados al día, de acuerdo con tu plan de ventas y, adicionalmente, ya estarás en posición de disciplinarte en una nueva área. ¿Qué deseas hacer? ¿Incrementar tu producción? ¿Sostener conversaciones motivadoras con tus colaboradores? ¿Entender un poco más de impuestos? Desempéñate poco a poco hasta que hayas conseguido disciplinarte integralmente.

2. Puntualidad

La frase “voy llegando” es algo que, simplemente, en otras culturas, como la japonesa, no podrían entenderse. Cuando alguien expresa esa idea, en realidad, está tratando de ocultar el hecho de que arribará, cuando menos, algunos minutos tarde (si no es que muchos). En este caso, no se está siendo puntual con el tiempo ni con las palabras. La puntualidad es un concepto bastante más amplio que la hora de llegada. Un líder puntual es preciso en tiempo, en formas y en palabras. Los proyectos tienen fechas de entrega precisas, los compromisos de toda índole también. Mis palabras requieren puntualidad, igualmente. ¿Tú eres puntual? ¿Cumples con todos tus acuerdos y compromisos en tiempo y forma? ¿Qué sientes que podría hacerte mejorar para desarrollar esta cualidad?

Te recomendamos leer: Habilidades digitales de un directivo en tiempos de pandemia

3. Claridad

En el libro “La Peste”, decía Albert Camus que “Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro.” Estamos de acuerdo con él, solo que hay un paso antes: pensar con claridad, lo cual no es tan fácil como se dice. La posibilidad de llegar a conclusiones precisas y comunicarlas con la misma precisión será parte importante de tu desempeño como líder o empresario. ¿Crees que te cuesta trabajo pensar y comunicar con claridad? Ejercítate dividiendo por pasos actividades sencillas como amarrarse las agujetas o ponerse una corbata.

Posteriormente, descríbele los pasos a un niño y averigua si tus instrucciones son claras. ¿Qué resultado obtuviste? Siempre que te enfrentes a una nueva iniciativa o actividad, pregúntate lo siguiente: ¿Tienes claros el objetivo y los pasos a seguir para alcanzarlo? ¿Tus instrucciones son precisas para alcanzar el objetivo? ¿Hasta un niño podría entender tu mensaje?


4. Autoconfianza

Todos tenemos dudas, incertidumbre, inseguridad ante la necesidad de tomar decisiones, establecer objetivos o fijar el rumbo de algún proyecto u organización. Un líder no es la excepción, sin embargo, debe lucir seguro de sí mismo, en todo momento. ¿Existe posibilidad de equivocarse? Absolutamente, pero, ante el titubeo, el resto de las personas involucradas mostrará inquietudes y posiblemente esto no contribuiría al éxito del proyecto. Un capitán luce presto y seguro de sí mismo cuando se trata de llevar el buque a buen puerto. ¿Qué tanta confianza en ti mismo(a) tienes? ¿Qué tanta preparación hay en ti a nivel profesional para que puedas sentir esa confianza? ¿Qué más necesitas para lograr alcanzar la autoconfianza?

5. Adaptabilidad

El mundo, el mercado, el entorno son siempre cambiantes, no hay duda al respecto. Las especies (y las empresas) que se adaptan, sobreviven; las que no, desaparecen. Consciente de esto, un líder eficaz se encuentra siempre en la permanente observación de lo que ocurre a su alrededor, lo cual le permite detectar, pensar, experimentar, analizar, ensayar y, de esta manera, crear las condiciones para subirse a la ola del cambio. Obviamente, la adaptabilidad requiere de mucha disciplina y salir de la zona de confort. ¿Qué tan adaptable eres? ¿De qué manera puedes convertirte en un líder que sepa abrazar el cambio?

6. Determinación y resiliencia

Tanto la labor del día con día como los objetivos de largo plazo implican constantes ejercicios de tipo ensayo-error, pérdidas, imprecisiones y hasta negligencias de alguno que otro colaborador. Todo lo cual conlleva naturales frustraciones que solo pueden superarse a través de una férrea determinación por seguir adelante y alcanzar el objetivo final, así como la resiliencia de poder levantarse de nuevo, por dura que haya sido la caída. Esta puede ser una de las cualidades más importantes en un líder, porque, de hecho, su trabajo nunca se termina, ya que, después de que se haya cumplido un primer objetivo, irremediablemente vendrán muchos posteriores. ¿Qué tan determinada o determinado eres? ¿Qué tan resiliente te consideras? ¿Cómo te relacionas normalmente con la frustración? ¿Qué trabajo a nivel personal requieres emprender para incrementar tu determinación y tu resiliencia?

7. Congruencia

El líder debe mostrar una congruencia total para ganar y mantener su credibilidad. Ser congruente podría ser una de las tareas más difíciles de alcanzar para el ser humano, porque es necesario saber transitar armónicamente entre lo que se piensa, se dice y se hace. Llevar a cabo esta obra maestra es privilegio de muy pocos. En la actualidad, es difícil encontrar gente que tan solo sea capaz de honrar su palabra… ¿te imaginas si además les pedimos que piensen y actúen de manera consistente? Sin importar si tus colaboradores o bien las personas con las que trates en general se comporten congruentemente o no, sea como sea ellos sí te juzgarán en cuanto noten una incongruencia. ¡No te des ese lujo! Demuestra que tienes la disciplina de pensar, hablar y hacer de acuerdo con tus estándares y tus principios, sin excepción alguna. ¿Qué tan congruente te consideras? ¿Lo que piensas, dices y haces se da de manera natural y uniforme? En caso de que no, ¿qué te hace falta para que logres esto?

No olvides por favor que están abiertos todos los canales de comunicación y redes sociales para que me compartas tus opiniones, sugerencias o inquietudes. ¿Te interesa que escribamos de algo en particular? ¿Qué temas te gustaría que abordáramos?

¡Hazme saber, me encantará saber de ti!

¡Saludos!

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Google NoticiasFacebookTwitter y LinkedIn.

emprendedora, emprendedores, emprender, emprendimiento, liderazgo

Scroll to top