Big Shot
Buscar
Buscar

NUEVOS NEGOCIOS

Academy

Big Shot

Empresarios de alto nivel. Foto: Getty

La importancia de un marco mental-emocional para ser empresarios de primer nivel (Parte II)

En la entrega anterior, estudiamos el aspecto mental para convertirse en empresarios de primer nivel. Ahora toca analizar la otra mitad de la clave del éxito: el aspecto emocional.

¡Qué emoción!

¿Te imaginas que tú y todos tus colaboradores dijeran o pensaran esta frase cada vez que llega un nuevo día de trabajo?

¡No, no estoy loco! Y sí, estamos de acuerdo, nadie va a cambiar un día en la playa por una jornada de oficina, pero, lo que sí es un hecho es que ir “a trabajar” puede ser una experiencia más disfrutable de lo que muchos podrían imaginarse.

Antes de entrar en materia, me gustaría dejarte una reflexión: ¿qué tan humana es tu empresa? Date unos minutos para responder y en un momento más retomaremos tu respuesta.

Como iba yo diciendo…

Por lo pronto te platico que cada día se escucha más al respecto de la inteligencia emocional y de las empresas emocionales. Lo mencionamos en la entrega anterior. Y no hay duda: ha habido un cambio de cultura muy importante en el entorno de los negocios a nivel mundial, en este sentido.

En la actualidad hay varias organizaciones y líderes que han tomado el tema con seriedad y, por lo mismo, han generado culturas muy sólidas que le brindan a las personas la oportunidad de:

  • Desarrollarse mejor en un ambiente de trabajo propicio.
  • Ser escuchados y tomados en cuenta.
  • Fincar un plan de carrera interesante.
  • Encontrar el equilibrio entre la vida personal y laboral.

Lo anterior no es precisamente una gracia. De hecho, ¡ya era justo! Durante muchos años, en muchas partes del mundo, imperaba la cultura del látigo y el capataz. El jefe era el todopoderoso y los colaboradores escuchaban y cumplían órdenes, casi sin chistar.

Ese estilo gerencial sobrevive, pero ya no produce resultados efectivos.

¡Gracias a Dios, esto empieza a cambiar!

Sin embargo, una vez más, mis adoradas PyMEs están quedándose atrás al respecto.

En nuestra experiencia, los empresarios de este estrato requieren urgentemente volverse líderes emocionales para lograr que sus respectivas organizaciones se vuelvan emocionales también.

Por el bien de ellos, de sus clientes y de sus colaboradores.

Piénsalo: la rotación de personal cada vez es mayor; los jóvenes que actualmente representan el grueso de la fuerza laboral (entre 18 y 35 años de edad) buscan más que un salario, ellos quieren también:

  • Un lugar al cual pertenecer.
  • Una causa, un porqué.
  • Un lugar dónde desarrollarse y ser importantes.

¿Y qué podemos decir de los clientes que no se haya dicho ya? Tú lo sabes: ahora más que nunca tienen información de primera mano que les acerca justo a lo que ellos quieren, a la velocidad de la luz.

Nunca había sido más volátil la lealtad de los clientes. Y si no logras conectarte emocionalmente con ellos, es seguro que su teléfono móvil ya tiene preparada una larga lista de opciones para reemplazarte en santiamén.

Es importante que te formes como un líder emocional para lograr resultados de negocio favorables, a través de:

  • Un cambio personal para incrementar tu inteligencia emocional.
  • Una formación hacia un liderazgo inspirador.
  • La adquisición de habilidades para transformarte en ese líder que tu organización requiere y así poder influir en tu equipo de trabajo.

En las próximas entregas te compartiremos algunas buenas prácticas que te ayudarán a conseguir lo anterior, pero, antes de irme, ¿qué respondiste a la pregunta? ¿Es humana tu empresa?

Si dudaste en responder o definitivamente piensas que no es humana, que es fría, aburrida quizá, te invito a que revises las siguientes preguntas que te ayudarán a seguir reflexionando en cuanto al nivel de emocionalidad de tu empresa; es más, si gustas mándame tus respuestas por email y platicamos.

¿Qué tan bien definida está la misión de tu empresa? ¿Qué tan inspiradora es?
¿Qué tan bien conoces a tus colaboradores? (Sueños, experiencias, expectativas, valores, creencias).
¿Qué los inspira, qué los motiva, qué los mueve?

¡Hasta la próxima!

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Facebook y Twitter.

emprendedores, emprendimiento, empresarios, empresas, negocios, nuevos negocios, pymes

Scroll to top