Big Shot
Buscar
Buscar

NOTICIAS

Noticias

Big Shot

Plan de reactivación económica. Foto: Getty Images

México inicia su plan de reactivación económica ante COVID-19

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la entrada en vigor de su plan de reactivación económica, a raíz de la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia del coronavirus.

El plan estará implantado hasta el 31 de diciembre de 2020.

El mandatario especificó las diferentes medidas, establecidas a través de un decreto en el Diario Oficial de la Federación, que el país tomará para paliar el impacto de la propagación del brote de COVID-19 en la región.

López Obrador aseguró que ningún trabajador público será despedido y tampoco se realizarán incrementos de personal.

Te recomendamos leer: Penguin Random House reúne a lectores y escritores sin salir de casa

“No será despedido ningún trabajador, pero no habrá incremento de personal. Se reducirá el salario de los altos funcionarios públicos hasta en un 25%, de manera progresiva, es decir, el que obtenga más ingresos aportará más y será menos el descuento para los niveles inferiores”, explicó el mandatario federal.

Los altos funcionarios públicos no tendrán aguinaldos ni alguna otra prestación de fin de año. El concepto de alto funcionario público aplica desde el puesto de subdirector hasta el de presidente de la República.

López Obrador también reiteró no se ejercerá el 75% de supuesto disponible de las partidas de servicios generales materiales y suministros.
Se cancelan diez subsecretarías y al mismo tiempo se garantiza el empleo con el mismo rango e ingresos a quienes dejen dichos cargos.

El país extenderá la suspensión de labores con disfrute de sueldo a quienes ya se encuentran en esta situación hasta el 1 de agosto por la emergencia sanitaria por el coronavirus.

El jefe del Ejecutivo detalló que deberán permanecer cerradas la mitad de las oficinas con excepción de las que atiendan directamente al público y aquellas “esenciales para el beneficio de la gente”.

Respecto al último recorte de los tipos de interés realizado por el Banco de México (Banxico), López Obrador dijo que respeta decisión, ya que ayuda en una situación como la actual abaratando el crédito, pero ha apuntado que se debe “tener cuidado” con las reservas de la nación.

“Respetamos las decisiones que toman, creo que el reducir los tipos de interés ayuda, es una opinión de mi parte, porque abarata el crédito, en general. En lo que debemos tener cuidado es en el uso correcto, moderado, cuidadoso de las reservas del Banco de México, que son las reservas de la nación, ahí sí no son del Banco de México, son las reservas de la nación. Cuidar ese tesoro, para decirlo con claridad y no disponer de esos recursos sin necesidad, tiene que justificarse muy bien”, comentó.

López Obrador aseguró que el gobierno federal no está pidiendo recursos del Banco de México ni de alguna otra institución financiera, porque el país podrá enfrentarse a la crisis sin endeudarse y sin perder reservas del Banco de México.

Por otra parte, el presidente ha pospuesto los proyectos y programas prioritarios a excepción de algunos como la construcción del Tren Maya, las tandas del bienestar, la pensión para el bienestar de adultos mayores, la construcción de la refinería de Dos Bocas o la construcción de 100 universidades públicas.

La norma establece que no se podrán utilizar, sin autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, recursos de fondos o fideicomisos creados por acuerdos de decreto ejecutivo.

“Se aplicará la ley de austeridad republicana de manera rigurosa, la eficiencia, la honestidad y la austeridad nos permitirán aumentar el presupuesto para fortalecer el blindaje de los programas sociales y de los proyectos prioritarios en 622,556 millones de pesos”, insistió.

Al mismo tiempo, se otorgarán tres millones de créditos dirigidos a la población más necesitada y a la clase media. El mandatario también ha mencionado que se crearán dos millones de nuevos empleos, lo cual hará posible proteger al 70% de las familias mexicanas, equivalente a 25 millones de hogares, sobre todo a los pobres y a los integrantes de las clases medias.

La Secretaría de Hacienda en un plazo no mayor de 180 días llevará a cabo las adecuaciones de carácter presupuestario que en su caso se requieran.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Facebook y Twitter.

andres manuel lopez obrador, banxico, coronavirus, covid-19, economía mexicana

Scroll to top