Big Shot
Buscar
Buscar

NOTICIAS

Noticias

Big Shot

Óscar Chávez Fernández falleció el jueves 30 de abril por Covid-19. Foto: Cortesía Secretaría de Cultura

La herencia musical de Óscar Chávez

El cantante y compositor mexicano Óscar Chavéz, conocido como el ‘Caifán Mayor’, murió el jueves 30 de abril a los 85 años de edad en un centro hospitalario de México donde había ingresado con síntomas propios de COVID-19.

La noticia fue dada a conocer por la la titular de la Secretaría de Cultura federal, Alejandra Frausto, quien en sus redes sociales compartió un mensaje acompañado por una fotografía del exponente de la música mexicana.

“Una voz de lucha nunca se apaga, gracias Óscar Chávez, tu vida fue un viaje digno de ti. Mi más sentido pésame a sus familiares, amigos y compañeros de lucha y canción. ¡Viva Óscar Chávez!”.

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), confirmó que la enfermedad de COVID-19 fue la causa del fallecimiento del cantautor mexicano.

“Lamentablemente, presentó un paro respiratorio y se diagnosticó fallecimiento por Neumonitis relacionada a COVID-19”, detalló la dependencia en un comunicado.

El Director General del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, expresó sus condolencias a familiares y amigos del intérprete, “así como de todos los seres queridos de las y los mexicanos que han perdido la vida en la batalla contra la pandemia”.

Con más de 50 años de carrera profesional, Óscar Chávez es considerado un referente de la música popular mexicana y cuenta con una extensa discografía que incluye una veintena de discos, entre los que destaca la serie ‘Voz viva de México’, con poemas de Sor Juana Inés de la Cruz, Gilberto Owen y Amado Nervo.

La trayectoria y herencia musical de Óscar Chávez

Óscar Chávez Fernández, fue un cantautor y actor mexicano, que se caracterizó por interpretar y componer diversos géneros de la música popular mexicana, pero reconocido sobre todo por sus canciones de protesta, dirigidas principalmente al gobierno y a la derecha política.

Nacido en la colonia Portales de la Ciudad de México el 20 de marzo de 1935, “El Caifán Mayor”, como era conocido por su participación en la cinta de 1966 Los caifanes, pasó la mayor parte de su infancia y adolescencia en la colonia Santa María la Ribera, a la cual volvería muchos años después para ofrecer, como siempre supo hacerlo, su música al público mexicano.

Sin embargo, el camino entre su infancia y el retorno a su barrio estuvo plagado de anécdotas que lo llevaron a convertirse en una de las personalidades más queridas de aquel rumbo y de nuestro país..

Su carrera en la música comenzó en 1963, cuando lanzó Herencia Lírica Mexicana Vol. I, al que le siguieron dos volúmenes más, así como el álbum Los Caifanes, música original de la cinta que protagonizó en 1967 al lado de Julissa, Enrique Álvarez Félix, Carlos Monsiváis y Norma Lazareno, bajo la dirección de Juan Ibáñez, rol que le valió una Diosa de Plata, distinción otorgada por la Asociación de Periodistas Cinematográficos de México, y un premio Ariel por parte de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

A la par de su carrera como músico y compositor, que se compone de 50 discos, participó en varias producciones cinematográficas como Santa, (1969); El oficio más antiguo del mundo, y El cuerpazo del delito, de 1970 y Piedras verdes, (2001), así como en la grabación de programas de radio-drama para Radio Universidad, y fungió como narrador de varios documentales de la historia de México.

Fue el máximo exponente de la corriente musical conocida como Nueva Canción, un encuentro entre lo culto y lo popular, que, en la obra de Chávez, se caracterizó por su fuerte carga política en las líricas, así como una recuperación del folclor latinoamericano, aunque influenciado por el folk estadounidense de músicos como Bob Dylan y Joan Báez.

Aunque entre sus producciones discográficas, Chávez participó de diversos géneros de la música popular mexicana y latinoamericana, sus títulos vinculados con diferentes movimientos sociales son los más recordados, tal es el caso de México 68, inspirado en los movimientos estudiantiles de 1968 en la Ciudad de México, y Chiapas, dedicado a la guerrilla del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), iniciada en 1994; así como la serie Voz viva de México, en el que recita poemas de Sor Juana Inés de la Cruz, amado Nervo y Gilberto Owen.

Te recomendamos leer: Vívelo en casa: para alucinar cada viernes con Pink Floyd

Comprometido con los estudiantes, los indígenas y pronunciándose en contra de los gobiernos autoritarios, Óscar Chávez se convirtió, a través de su música, en una figura importante de los movimientos y luchas sociales en América Latina, es por eso que se presentó en los principales foros y festivales de la capital mexicana como el Auditorio Nacional, Plaza de la Constitución y el Palacio de Bellas Artes y el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, entre otros.

Entre sus colaboraciones más importantes, destacan los colectivos Compañero presidente, un álbum de estudio interpretado por los músicos hispanoamericanos Inti-Illimani, Soledad Bravo, Andrés Jiménez, Daniel Viglietti, Alí Primera, César Isella, Quilapayún, Óscar Chávez, Ángel Parra y Pablo Milanés; así como un material en directo grabado durante su participación en el Tercer festival de la Nueva Canción Latinoamericana, donde también aparecen músicos como Leon Gieco, Luis Eduardo Aute y Noel Nicola; y una peculiar colaboración en el álbum que celebra 20 años de Panteón Rococó, en el tema Marco´s Hall.

En cuanto a su vida personal, Chávez siempre la manejó con hermetismo. Su esposa, la exbailarina y coreógrafa Raquel Vázquez, también se convirtió en una especie de musa para la composición del tema El infierno es amor, mejor conocida como Por ti. Nunca tuvieron hijos.

En 2011 le fue otorgado el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Artes y Tradiciones Populares, por parte de la Secretaría de Educación Pública; en 2016 fue nombrado Ciudadano Distinguido de la Ciudad de México y en 2019 la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, lo reconoció como Patrimonio Cultural Vivo de la Ciudad de México, en la Fiesta de Trova y Canción Urbana Cantares.

El 29 de abril de 2020, el cantautor fue hospitalizado tras presentar fiebre alta y dificultad para respirar, síntomas asociados a la enfermedad COVID-19, pandemia a nivel mundial. “Aún no lo sabemos con certeza. Lo que nos han dicho es que está delicado, pero estable”, dijo en su momento Valentina López, en cargada de prensa del músico, a Notimex.

Fue la tarde del 30 de abril, que la Secretaría de Cultura confirmó el deceso del compositor, a través de redes sociales: “La Secretaría de Cultura y sus instituciones lamentan el fallecimiento de Óscar Chávez, representante de la trova y la música tradicional mexicana que con su trabajo logró retratar la realidad de la sociedad mexicana y dar voz con su música a las causas justas”.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Facebook y Twitter.

coronavirus, covid-19, música


Big Shot Magazine

Big Shot Magazine - No es para todos

LO MÁS LEÍDO
Scroll to top