Big Shot
Buscar
Buscar

MUNDO FIFÍ / SIBARITA

Mundo Fifí / Sibarita

Big Shot

El coñac-brandy con denominación de origen, producido en la región de Francia --del mismo nombre- es creado mayormente con uva Ugni Blanc, y porciones moderadas de Colombard y Folle Blanche. Foto: Getty Images

Los mejores Coñacs de Francia

El coñac es una bebida que denota la clase de quien la bebe. Elixir clásico, más de moda para generaciones más añejas, es tomada muy en cuenta por los mixólogos para preparar sus más atrevidas creaciones.

El coñac-brandy con denominación de origen, producido en la región de Francia –del mismo nombre- es creado mayormente con uva Ugni Blanc, y porciones moderadas de Colombard y Folle Blanche.

Existen más de 300 productores y 800 variedades de coñac, creados con una doble destilación en alambiques de cobre, añejados dos años mínimo en barriles de roble de los bosques franceses de Limousin o Tronçais y con 40 grados de alcohol.

Todas las marcas señalan los años de añejamiento del coñac mediante tres etiquetas: V. S.(Very Special o muy especial, dos años), V. S. O. P. (Very Superior Old Pale o Reserva, cuatro años) y X. O. (Extra Old o extra añejo, seis años). Sin embargo la mayoría es añejado por mucho más tiempo.

El 97% de los coñacs se envían fuera de Francia, pero sólo las marcas de mayor reputación se encuentran en el mercado mexicano, mientras algunas otras pueden adquirirse en línea.

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Entre los V. S. se hallan los fabricados por las casas Henessy y Camus. Hennessy V.S. es de color ámbar oscuro con agradable aroma a jarabe de arce, manzana, canela y clavo. Toques de “cedro recién lijado” complementan su sabor tipo postre.

Para algunos, deja un toque a alcohol en el paladar, y para otros, un toque amargo y falto de acidez.

En cambio, Camus V.S. tiene notas “amaderadas”, con toques de frutos oscuros secos, anís y vainilla, además de un sabor vivaz más a tostado y a roble que otros coñacs de su tipo.

Los mejores V. S. O. P. los encontramos en tiendas virtuales. El D’Ussé, por ejemplo, es un coñac poderoso y audaz, añejado en el Chateau de Cognac, un antiguo castillo a orillas del río Charente.

Las bodegas del castillo están conectadas al río, lo que resulta en bodegas con alta humedad que producen coñacs excepcionalmente florales y caracterizados por su suavidad y redondez.

El D’Ussé combina este aroma con especias como albaricoque, miel dulce, caramelo, almendras y un toque de canela.

Mientras el “H”, de Hine, destaca gracias a su aroma tostado, toque de plátano en el paladar y cálido sabor al final.

El Hardy V. S. O. P. (coñac de champán fino) posee un buqué fuera de serie parecido al jarabe de agave. Contiene especias cálidas de invierno, como la nuez moscada, el caramelo y el clavo.

Entre los X. O., se puede encontrar un sabor clásico original, el mejor es el Hennessy X. O. Extra Old, el X. O. más vendido del mundo. Combina bien con los cigarros, además de presentar aromas de canela, clavo, flores secas, así como notas dulces de higos y ciruelas pasas. Cuando se abre, emergen notas de cuero viejo y madera pulida, mientras el ligero sabor a pimienta al final es excepcionalmente largo.

El Remy Martin X. O. es un coñac especial con sabor a caoba que complace por sus aromas cítricos de frutas tropicales, entre ellos un toque amargo a naranja y otro a plátano algo maduro. Es redondo y picante al final.

¿Somos difíciles de complacer y queremos un X. O. excepcional? Vayamos a las tiendas virtuales a ordenar un Maison Surrenne Distillerie Galtaud Borderies, un coñac excepcionalmente rico en sabores, con olor a jarabe de arce, melaza y roble, además de un toque de cuero. Su dulzura al frente se combina también con un acabado picante.

Para disfrutar a plenitud el coñac, cualquiera que se elija, es mejor beberlo solo, como lo recomiendan los expertos.

Si caemos en la tentación de probar la creatividad de los mixólogos, aquí algunas recomendaciones que tres de ellos -versados en complacer a un público internacional- sugieren:

Vampy Zamudio, quien ha atendido a clientes europeos y del todo el mundo en los bares Limit Lola Bar y La Mar Salada, del conocido destino turístico Malgrat de Mar, en la costa de Cataluña- nos propone el Motorcycle Side Car.

Este coctel es preparado con dos onzas de coñac, dos onzas de jugo de limón natural recién exprimido, una cucharadita de control y una de azúcar morena.

“El chiste de un buen coctel es la preparación, porque a pesar de tener los ingredientes, si no los mezclas bien y sirves en la copa adecuada, no será un buen coctel” –explica Zamudio.

“En una coctelera de acero vertimos hielo, después los ingredientes y al final el coñac, para que no pierda su sabor caliente -típico de este licor- a pesar de ser shakeado con el frapé. Se sirve en copa ancha con rodaja de naranja”.

Adonis Escobar y Camila Canosa, atienden a público nacional, europeo y canadiense, en el Barfly, lmejor discoteca de Puerto Escondido, Oaxaca. Ellos nos proponen dos cocteles, mezcla perfecta de la clase europea y el trópico mexicano.

El primero, una mezcla de coñac con tres licores: naranja, cacao y café. El segundo, amaretto, Baileys y coñac, shakeados en una martinera y servidos en una copa ahumada con canela.

Con buenas sugerencias, no hay manera de evitar disfrutar de una excelente bebida con estilo.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Facebook y Twitter.

bebidas, bebidas alcohólicas, brandy, coñac, Francia, gourmet

Scroll to top