Big Shot
Buscar
Buscar

MUNDO FIFÍ / DEPORTES

Mundo Fifí / Deportes

Big Shot

Playoffs. Crédito NFL/Aaron Doster

¿Qué pasará en la segunda semana de la postemporada de la NFL?

Sin duda alguna la maratónica jornada de comodines nos dio grandes juegos, grandes jugadas y, para algunos, sorpresas, como la magnífica victoria de Cleveland ante los Acereros. Insisto, para muchos fue sorpresa, pero la realidad, y ya lo habíamos venido diciendo en esta editorial, Pittsburgh venía a la baja y solo había ganado uno de sus últimos 5 encuentros y en la temporada regular pese a la impresionante marca con la que iniciaron, no convencían y los triunfos los sacaban a veces hasta con el factor “suerte”; y ahora por supuesto gracias a sus propios errores en el primer cuarto ya no tuvieron forma de regresar aunque sus rivales ya empezaban a jugar muy al estilo de los cariacos Cafés, pero al final ya no les alcanzó fue una lápida inicial demasiado pesada.

Y qué decir de Goff y sus Carneros y de la magnífica defensiva de los Cuervos, del triunfo de los Santos de Nueva Orleans ante los Osos que vendieron cara su derrota, la realidad es que tuvimos un nuevo formato que a los fanáticos de este deporte nos gustó mucho y nos llenó de futbol.

Por: Carlos A. Jiménez de la Vega

Indianápolis 24 – Búfalo 27

Después de 25 largos años los Bills de Búfalo lograron ganar un juego de Playoffs, Josh Allen está jugando a un gran nivel y con gran confianza misma que se ve reflejada en toda la escuadra de Búfalo y así se olvidaron de una negativa racha de 6 derrotas en fila y por fin lograron ganar con la localía después de 24 años en postemporada ante poco más de 6 mil fanáticos en el primer partido que se permite gente en las gradas en este estadio.

Fue sin duda un encuentro bien jugado donde las defensivas lucieron bien con buenos planes de juego.

Al final, Philip River con un Ave María, con el reloj en ceros intento remontar el partido, pero Micah Hyde terminó por batear el ovoide para ponerle fin a tanta tensión para los Bills que casi perdían una ventaja de 24-10 en el último periodo.

Philip Rivers lanzó en lo que quizá fue su último juego como profesional en la NFL, pues es posible que decida ya retirarse y así quedó 27 de 46 para 309 yardas y dos pases de touchdown.

Josh Allen, que pone su marca en post temporada en 1-1 tiro para 324 yardas y dos anotaciones, ahora se medirá ante una defensiva muy fuerte como la de los Cuervos y pues ya veremos de que están hechos estos Bills que, dicho por el mismo Allen al terminar el encuentro, “ahora entraremos a un terreno desconocido, pero ahí estaremos para jugar”.

Ahora recibirán a unos Cuervos también embalados que, a mi entender, se convirtieron en el caballo negro de los Playoffs, pocos los toman en cuenta, pero, ¡cuidado! con el Cuervo y esa estupenda defensiva.

Los Ángeles 30 – Seattle 20

El primer juego de la conferencia Nacional nos demostró como un gran QB sin línea ofensiva es poco o nada en estas instancias y si le sumamos la intensidad como jugó la defensiva de los Carneros podemos entender fácilmente la derrota de Russell Wilson y sus Halcones Marinos, que para muchos eran a principio de la temporada marcado como uno de los favoritos para llegar al súper domingo; sin embargo, en el transcurso de la campaña los Halcones, pese a terminar como campeones divisionales y con un gran récord de 12-4 se veían por largos momentos en varios encuentros muy justos y a decir verdad con una defensiva muy porosa y sin duda gracias a la habilidad de Wilson, Metcalf y Lockett sacaron partidos apretados, pero contra la defensiva número uno de la liga en postemporada fue una historia muy diferente liderados por Aaron Donald (juegazo) y Jalen Ramsey.

Jared Goff, que no estaba previsto para jugar por la fractura que sufrió en un dedo en su mano de lanzar, tuvo que entrar debido a la lesión que sufrió John Wolford en una limpia acción contra Jamal Adams, que incluso lo mando al hospital y lo hizo bien; fue contundente además se basaron en un juego terrestre que les funciono muy bien y Akers tuvo un touchdown y en 28 acarreos logro devorar más de 130 yardas.

Sin duda esta defensiva será un gran sinodal para Aaron Rodgers este fin de semana que si salen conectados como la semana anterior el resultado será de pronóstico reservado.

Tampa Bay 31 – Washington 23

Pocos esperaban tanto de Washington en este encuentro y más aún cuando nos enteramos que Alex Smith no estaría en los controles de la ofensiva y aunque sabemos que la escuadra de la capital de los Estados Unidos tiene una gran defensiva nadie daba nada por ellos y al final resultó ser un juego muy apretado en donde Tom Brady no tuvo precisamente un día de campo y mucho menos la defensiva quienes se encontraron con T. Heinicke en los controles quién en verdad lucio a la altura del compromiso y jugo como si hubiese estado toda la temporada comandando a Washington lanzó para más de 300 yardas lanzó para un touchdown y por si fuera poco por tierra también logró una anotación en una espectacular jugada de principio a fin realizada por el, ¿será que Washington de forma inesperada encontró el mariscal de campo que necesitaban?

Te recomendamos leer: Polémica en el atletismo por “libélulas”

Por su parte, Tom Brady casi logró por aire llegar a las 390 yardas y lanzó para dos touchdowns, sin embargo, se vio bajo presión en gran parte del encuentro, pero tuvo en Evans una válvula de escape que le ayudó muchísimo, los Bucaneros para algunos son favoritos para llegar al juego grande.

Sin embargo, ahora tendrán que medirse por tercera vez a los Santos que en las dos anteriores veces les han pasado por encima esta temporada y literalmente han borrado al señor Brady y compañía, sin embargo, es un juego diferente en muchos aspectos y la verdad es que hay que disfrutar ver muy probablemente el enfrentamiento entre dos de los mejores mariscales de campo de todos los tiempos y es un privilegio poder estar ahí seguramente para Brees será su última campaña aunque creo que Brady, si no gana en SB, quizá lo veamos un año más. No sé quién ganará pero no nos perdamos un partido histórico más allá del resultado.

Baltimore 20 – Tennessee 13

Se enfrentaron las dos ofensivas por tierra más potentes y los Cuervos maniataron literalmente a Derrick Henry, ni más ni menos al mejor corredor de la liga y solo consigue 40 yardas por la vía terrestre y cuando a un equipo que su fortaleza es detenida lo sacas por completo de su plan de juego y zona de confort a terrenos que no domina y eso le sucedió a Ryan Tannehill este fin de semana y en verdad jamás pudieron entrar en ritmo aunque al final del partido Ryan tuvo la serie ofensiva en sus manos para empatar el marcador fue interceptado por Marcus Peters esquina de los Cuervos y fue el último clavo esta temporada en el ataúd para los finalistas del juego de campeonato de la Americana y así esfumar su sueño de llegar al Super Bowl.

Por el otro lado gran encuentro terrestre de Lamar Jackson quién además gano su primer partido de Playoffs y corrió para más de 130 yardas y logró una muy importante anotación por tierra que llegó en un inmejorable momento del juego para Baltimore de casi 50 yardas.

Ahora los Cuervos van a meterse a Búfalo quienes están jugando por nota de la mano de Josh Allen sin embargo créanme si les digo que no me atrevería de ninguna manera de poner un favorito en este partido y más aún que hace unas semanas los Cuervos estaban prácticamente eliminados y desde entonces han jugado al nivel que todo mundo esperábamos al inicio de la campaña.

Chicago 9 – Nueva Orleans 21

La defensiva de los Osos se mantuvo peleando todo el encuentro pese a mantenerse por mucho tiempo dentro del terreno de juego y vendo como su inoperante QB Trubisky simplemente no traía con que responder a semejante esfuerzo ni en este partido ni en los juegos que participó en la temporada regular seguramente fue la última más que lo vimos con el uniforme de los Osos que bajo ninguna circunstancia pueden ni deben mantenerlo simplemente para que se vaya, y esto me lleva a pensar que Chicago simplemente no puede encontrar a su mariscal de campo y ya son muchos, pero muchos años batallando con este tema; ojalá pronto lo hagan pues con las defensivas que esta franquicia históricamente para es para que tuvieran un líder a la ofensiva que equilibre y haga los honores a sus compañeros defensivos, y pensar que se decidieron por este señor y dejaron ir a Patrick Mahomes, sin comentarios.

Los que si tienen QB de elite son los Santos y con dos pases de anotación junto con las 99 yardas producidas por Alvin Kamara, Nueva Orleans se prepara para recibir a los Bucaneros de Tampa en donde Brees de 42 ya para ese juego los tendrá y Brady de 43 años de edad sacarán chispas seguramente en el que, insisto, quizá sea el último frente a frente que tendremos de este par de pedazos de jugadores.

Cleveland 48 – Pittsburgh 37

Como ya comentamos al inicio de la editorial los Cafés se impusieron a los Acereros, que si bien es cierto fueron víctimas de sus errores, tampoco fue un equipo que aplastara a sus oponentes y a mi muy humilde parecer corrieron con suerte en varios encuentros de la temporada regular lo que sí hay que reconocerles es que jamás bajaron los brazos pese a ir 28 puntos abajo en el mismísimo primer cuarto y cerca estuvieron de dar una voltereta histórica en la postemporada de la NFL, la clave para mí fue esa cuarta oportunidad y una yarda por avanzar cerca de medio campo cierto, pero creo que el momento del juego era totalmente para los Acereros, con 12 puntos abajo en el marcador, Mike Tomlin decidió entregar el balón con una patada de despeje y a partir de ahí Cleveland revivió, reaccionó y regresó al partido, qué lástima que nunca sabremos qué habría pasado pero, insisto, el momento era de Pittsburgh y creo que de haberlo logrado ( yo creo que así hubiese sido) los Cafés su hubieran ido en picada.

Ahora los Jefes harán los honores a los resucitados Cafés que después de más de 25 años lograron ganar una postemporada, y aquí pese a que Cleveland está jugando a un muy buen nivel difícilmente estaríamos hablando la siguiente semana de alguna clase de milagro o que opinan

Los pronósticos de la segunda semana de postemporada de la NFL

Por: Luis E. Campos Meléndez

Pues entramos a la segunda semana de postemporada y desde mi perspectiva la única sorpresa en el enorme fin de semana ampliado de comodines de la NFL fue la derrota de los Halcones Marinos a manos de la poderosa defensiva de los Carneros. Y ciertamente también causó mucho ruido el primer cuarto del encuentro entre Cafés y Acereros. ¡Diablos! Pensé que Cleveland le pegaba a Pittsburg, sin embargo, nunca me imaginé que el marcador llegara a esas alturas antes de concluir los primeros 15 minutos efectivos de tiempo.

En esta segunda semana de postemporada, que presagia que nos divertiremos mucho, el sábado nos ofrece encuentros extremadamente interesantes donde en la Americana destaca a unos Bills que no creen en nadie y van en caballo de hacienda para llegar a la final de dicha Conferencia. Y en la Nacional, sin dudar mucho, el enfrentamiento entre Empacadores con Carneros, saca chispas solo de pensar la potencia de choque entre ambas escuadras.

Esto es el balance de mis pronósticos de la Semana 18:

  • 5 aciertos
  • 1 desacierto

En esta jornada 19 hablaré de cada uno de los encuentros que desde mi perspectiva veo más interesantes tratando de justificar mis pronósticos, después haré un breve recorrido por los otros dos juegos y como ya es un hábito, cerraré con la muy pedida Nota Final en el Plan de Juego.

Empacadores de Green Bay vs. Carneros de Los Ángeles

Sábado 16 de enero a las 15:30 hrs. en el Lambeau Field.

La veteranía contra la juventud. La experiencia contra la impaciencia. El colmillo largo y retorcido contra la sangre ardiente. Aaron Rodgers contra Jared Goff. Matt LeFleur contra Sean McVay. ¡Demonios! Eso verdaderamente se oye más que bien. Aunque para mí es un encuentro que era relativamente inesperado.

Los Empacadores tuvieron una muy merecida semana de descanso por llegar como primer sembrado de la Conferencia Nacional. Eso a estas alturas de la temporada es un verdadero bálsamo. Los planes de juego se analizan con mayor detenimiento, los análisis de los equipos rivales son más profundos debido al tiempo disponible, evidentemente hay tiempo para que los lesionados se recuperen y los golpes salgan de los cuerpos fatigados.

Aaron Rodgers terminó la temporada llevando a los Empacadores a un extraordinario registro de 13-3, 4,300 yardas y 48 anotaciones avalan su capacidad de mariscal. Una ofensiva más que balanceada en términos de la selección de jugadas y muy bien ejecutadas por tierra y por aire. La ofensiva de Green Bay es una verdadera explosión de agresividad. Solo piensen en un promedio de 390 yardas y 32 puntos por juego. No hay mucho que agregar a esa marca.

Lo que más me atrae de Green Bay es el sorprendentemente versátil ataque aéreo. Solo para darles una embarradita de sabor piensen en Devin Funchess, Davante Adams y Marquez Valdes- Scantling. Una tripleta de receptores que son mandados en trayectorias atacando los tercios semiprofundos de las defensivas. Y por tierra al rapidísimo Aaron Jones por el off-tackle y Jamal Williams por el in-tackle para conseguir las yardas difíciles. Quizá el punto más débil es su defensiva contra la carrera. Realmente la chamba de los linebackers ha tenido áreas de oportunidad.

Del otro lado del parque, las cosas están hasta cierto punto bien. La ofensiva con el novato mariscal Jared Goff no está en su mejor momento. Sin embargo, con el corredor novato Cam Akers, y los muy confiables receptores Cooper Kupp y Robert Woods, pueden meter en relativos problemas a la defensiva de los Empacadores.

Con los Carneros, si juega Aaron Donald, tendrán el suficiente talento para molestar al QB de Green Bay. continuamente. Con maniobras defensivas múltiples son capaces de sacar de la bolsa de protección a Rodgers. Eso arriesgaría mucho el juego peligrosísimo por aire de Green Bay. Les recomiendo que vean el duelo entre el esquinero Jalen Ramsey con el receptor Davante Adams, va a estar de fábula.

Lo que al final de cuentas veo, es que Jared Goff no ha mostrado esos increíbles destellos que en ocasiones nos enseña. Con respecto al cuerpo de entrenadores, yo considero más completo y competitivo al de Green Bay que al de Los Ángeles. Además de eso, por algo los Empacadores son el sembrado número 1. Todo eso se va a conjugar para que Aaron Rodgers y compañía en un heladísimo día en el Lambeau Field, lleguen a la final de la Nacional sin discusión.

Bills de Búfalo vs. Cuervos de Baltimore

Sábado 16 de enero a las 19:00 hrs. en el Bills Stadium.

¿Qué mejor manera de cerrar el sábado por la noche en plena pandemia que una batalla intergaláctica entre Josh Allen y Lamar Jackson? Con unas cervezas heladas, alitas y pizza va a ser una verdadera delicia ver al MVP actual enfrentarse a quien muy probablemente termine como finalista en la votación para MVP en febrero.

Josh Allen fue pura dinamita en la temporada regular. Ganó con mucho convencimiento los últimos 7 encuentros. Con 2200 yardas aéreas y 22 anotaciones llevó a los Bills a un registro de 13-3. Además de eso generaron una explosión de 38 puntos por enfrentamiento. ¡Una friolera!

Por el otro lado del campo, Lamar Jackson llevó a los Cuervos a altos vuelos ganando los últimos 6 partidos y obteniendo un promedio de 33 puntos por encuentro. ¡Otra friolera!

Este juego básicamente se reduce a un factor importante. Allen es más una amenaza en el juego aéreo lo que llevara a un gran día para el líder de recepciones de la temporada regular de la NFL, Stefon Diggs.

Y seguramente Lamar Jackson, como es usual, buscará correr el balón. Pero en un juego contra los sorprendentes Bills, necesitas mucho más que eso; necesitas ser constante en el ataque y hacer planes y acciones claves en el plan ofensivo y no esperar a que un elusivo QB haga todo. Además, los Cuervos requieren que su defensa trabaje de tal modo que obligue a los Bills a salirse de los esquemas de tolerancia que maneja Allen. Eso se traduce como presionar y presionar y presionar con múltiples esquemas de disparos y blitz al sistema de copa que maneja Búfalo para proteger a su mariscal.

Un punto que me hace meditar mientras analizo este juego es la defensa terrestre de los Bills. Si el plan de juego es bien diseñado y bien ejecutado deteniendo el ataque terrestre de Baltimore y obligando a Jackson a lanzar la pelota para ganar el juego, pues me gustan mucho sus posibilidades.
Aquí van a vencer los Bills. Y como dije la semana pasada: a ver quién los para.

El resto de los encuentros yo los veo así:

Jefes de Kansas City vs. Cafés de Cleveland

Domingo 17 de enero a las 14:00 hrs. en el Arrow Head Stadium.

Desde mi perspectiva, este es el encuentro más desigual que yo veo en esta jornada. Y lo digo dándole el honor necesario a los Cafés por haber llegado hasta aquí.

Pero esto no es lo que parece a simple vista. Evidentemente los Jefes tienen la ventaja de ser el equipo sembrado No.1 en la Conferencia Americana. Aunado a esto tuvieron una semana de descanso que evidentemente les debe de sentar muy bien; y si lo conjuntamos con que en la semana 17 no jugaron muchos de sus titulares, pues esto pinta para que se presenten ante los cardiacos Cafés con equipo completo.

Pero si analizan un poquito más los partidos de Kansas, podrán ver que hay una cantidad asombrosa de encuentros que ganaron por marcadores menores a una anotación: En las últimas seis victorias se generaron solo 27 puntos de diferencia en total. Es decir, menos de una anotación en términos fraccionarios. Ese punto por si solo es una locura.

Por el otro lado de la cerca aunque el pasto esta verde y bien podado, tiene sus detalles. Pero empecemos por lo hermoso del jardín: los Cafés llegaron a la postemporada y ganaron ante los Acereros. Cosa que no hacían desde 1994. Eso es mucho tiempo. Un gran número de gente que me escribe no había nacido todavía. ¿Pero quieren un dato más lejano todavía? Pues una victoria en la postemporada como visitante no la conseguían desde 1969.
¡Diablos! Mediten sobre ello un segundo.

El hombre apenas había pisado la luna. Los Juegos Olímpicos en México acababan de suceder, rompiendo récords increíbles como el de Robert “Bob” Beamon en salto de longitud con 8.9 metros y que tuvo una vigencia de 50 años; o el de Jim Hines que fue el primer ser humano en correr los 100 metros por debajo de los 10 segundos registrando un 9.95. Y las proezas de Pele y ese Brasil fantástico del mundial de México 70 no habían sucedido todavía. Y sé que algunos de los fanáticos que me escriben vieron lo que les estoy comentando.

Pero regresando al tema, los Cafés y toda su fanaticada están volando muy alto en estos días. La ofensiva explosiva bajo el mando de Baker Mayfield aventajó a los Acereros por 28 puntos en el primer cuarto. Ese solo hecho impuso un récord con el mayor número de puntos anotadas en ese periodo de juego en la postemporada. Así es, las cosas están detonando en grande para Cleveland en estos días.

Ahora bien, como lo he comentado en algunas ocasiones en esta columna anteriormente: ¿Eso verdaderamente le importa a la escuadra de los Jefes? ¡Absolutamente no! Eso es tan importante en este juego como si Libra se lleva bien con Leo y no puede congeniar con Géminis. ¡Es completamente intrascendente!

Con esto quiero decir, que la algarabía de los resultados de los Cafés no será suficiente para alcanzar y superar el ritmo de los actuales campeones. Y aquí me voy al desempeño defensivo de Cleveland. Con una defensiva que permitió 25 puntos por juego, y que está prácticamente en el sótano en cuanto a su capacidad para detener la carrera con 145 yardas por encuentro, pues las cosas no se ven bien para el coach Kevin Stefanski.

Y aquí yo veo dos caminos prácticamente: o genera un plan de juego que minimice el daño terrestre por parte de rival, cosa que se ve relativamente fácil ya que los Jefes no poseen un poderío elevado en este rubro, y buscar jugársela con lo mejor que tienen que es la defensiva antiaérea presionando estilo Raiders a Mahomes; o la segunda opción sería pensar que la defensiva profunda puede hacer bien las cosas, esperar que el poder ofensivo combinado de Cleveland sea certero y que yéndose por las piedritas, es decir, volviendo a lo básico: correr más aprovechando la relativa debilidad de Kansas ante la carrera y lanzar solo cuando sea necesario, podrá lograr el resultado deseado.

Pero después de todo este rollo, para mi es difícil imaginar que una defensiva como la de los Cafés sea lo suficientemente fuerte para detener el poderío de los Jefes, esperando que Mayfield de la campanada de la temporada. Con todo esto, les auguro un juego muy entretenido con muchas anotaciones y en el cual los Jefes le dan las gracias por participar a los Cafés.

Santos de Nueva Orleans vs. Bucaneros de Tampa Bay

Domingo 17 de enero a las 17:30 hrs. en el Mercedez Benz Super Dome.

Epílogo: Tom Brady y Drew Brees son aceptados al Salón de la Fama.
Es increíble cómo dos grandes estrellas se verán la cara por enésima vez en las últimas dos décadas. Súper héroe contra súper héroe. Batman vs Superman. Un juego que potencialmente puede significar el final de la carrera de Brees y acelerar mucho la decisión de retirarse de este deporte para Brady.

En la temporada regular Drew Brees y los Santos avasallaron a los Bucaneros en las dos ocasiones que se enfrentaron consiguiendo 76 puntos contra solo 26 en contra de manera combinada. Eso no habla muy bien de los Bucaneros y me imagino que el coach Bruce Arians debe de considerar lo que hizo y lo que dejó de hacer en esos encuentros ahora que diseñó el plan de juego para contrarrestar el poderío de los Santos.

Pero el súper héroe Brady ha demostrado en esta última temporada que su brazo y sus habilidades están lejos de estar muertos, y con una tripleta de lujo atrapando la pelota: Mike Evans, Chris Godwin y un emergente Antonio Brown esto tiene los ingredientes de un verdadero tiroteo en descampado.
Para mí los Santos son defensores de altísimo nivel y aunque los Bucaneros han desarrollado una racha ganadora de 5 encuentros promediando 35.8 puntos por partido en ese periodo, yo creo que la escuadra del Bayou jugara la final por el título de la Conferencia Nacional.

Amén del resultado, si no tienen mucho tiempo disponible para mirar todos los partidos, dense el tiempo de ver este. Nunca volverán a disfrutar a estos dos superhéroes enfrentándose otra vez en la vida, eso se los aseguro. ¡Diablos! Además del retiro inminente de Brees esta campaña, existe una posibilidad real de que el propio Brady se retire si gana un remoto séptimo título de Super Bowl en su carrera. Ahí se los dejo de tarea.

Nota final en el plan de juego:

Muy a propósito del juego entre Alabama y Ohio St. para definir al campeón colegial de futbol americano de la NCAA, recibí mensajes de algunos aficionados donde se me compartían diferentes opiniones acerca de la viabilidad de pagar sueldos a los jugadores en su etapa colegial. Tema muy polémico que voy a abordar de manera rápida.

El deporte universitario en los Estados Unidos es un pingüe negocio. Una parte relevante de los ingresos de instituciones de educación superior se debe a la generación económica debido a los contratos de televisión, radio, ropa e indumentaria, mercancía en general y publicidad pagada, que producen los deportes de alto nivel colegial. Estos ingresos se utilizan para pagar nominas millonarias de entrenadores, tomen como referencia el sueldo de 11.1 millones de dólares del coach Nick Saban de Alabama en 2017, asistentes de múltiples oficios y todo lo que gira alrededor del deporte. Otra buena cantidad de esos millones se destina para el mantenimiento y mejora de estadios, centros de alto rendimiento fastuosos y extravagantes y financiar otras actividades deportivas menos exitosas.

El deporte colegial de la NCAA presume de su amateurismo, pero lo único amateur que tiene son los estudiantes-atletas que no devengan sueldo alguno por su participación, y eso todavía está en tela de juicio.
Y quiero destacar que la gran mayoría de ellos primero se desempeñan como atletas y si les queda tiempo y capacidad, juegan de estudiantes. Recordemos que muchos de ellos son analfabetas funcionales, pero logran pasar a través del supuestamente muy exigente sistema educativo de Estados Unidos.

Tan solo les recuerdo el caso de Dexter Manley extraordinario tacle defensivo de los Pieles Rojas de Washington que confesó su incapacidad para leer y mucho menos para interpretar un texto más allá de un nivel de segundo de primaria. ¿Cómo le hizo entonces para pasar por la primaria, la secundaria, la universidad en Oklahoma State y finalmente recibir un diploma de conclusión de estudios universitarios?

La NCAA prohíbe a los estudiantes recibir favores económicos mientras están estudiando; en caso de hacerlo pueden ser sancionados, expulsados de los programas deportivos y en el peor de los casos expulsar a la universidad involucrada de las competiciones por cierto tiempo. Lo único que permite la NCAA es el otorgamiento de becas deportivas que aseguren la muy discutida educación de los atletas en una universidad.

¿Se debe de pagar a un estudiante alguna remuneración económica mientras participa en los equipos representativos de una universidad? Esta pregunta lleva lustros en el tintero. En los últimos años ha tomado relevancia debido al excesivo gasto de las universidades en los deportes y desafortunadamente también debido a las violaciones detectadas en este rubro por investigaciones de la NCAA a algunos programas deportivos universitarios.

La gran mayoría de los atletas-estudiantes no podrían acceder a estudios universitarios si tuvieran que pagar por su educación. Se estima que el promedio de mantener una beca completa en una universidad de División I en la NCAA gira alrededor de los 150 mil dólares anuales por atleta. Por lo tanto, parece justo que solamente una beca sea retribución más que suficiente para ellos.

Sin embargo, hay que agregar que la misma organización atlética afirma que como amateurs los estudiantes-atletas no pueden recibir ninguna compensación, ni siquiera una compensación por lesiones en el desempeño de su labor como cualquier otro trabajador lo puede hacer. Además de esto, la NCAA prohíbe el patrocinio de jugadores y licencias de uso exclusivo de marcas comerciales de manera individual, aunque técnicamente la gran mayoría de los estudiantes becados deportivamente vivan en la línea de la pobreza marcada como tal en Estados Unidos, ya que la beca más allá de la matrícula, solo cubre alojamiento y alimentos.

Por otro lado, según cálculos de 2014, la totalidad de ganancias generadas por deportes universitarios en la División I fue de alrededor de 11 mil millones de dólares. Esa cantidad suena muy fuerte. Si consideramos que alrededor del 25% se va a pagar los costos y gastos de operación deportivas de las universidades, la pregunta lógica sería: ¿A dónde diablos va todo el dinero que sobra? La respuesta es tan obvia que parece estúpido contestarla.

Desde mi perspectiva debemos de considerar que las universidades lucran con el deporte universitario. Y lucran muy bien. Pero esto no debe considerarse como delito o pecado moral. Solo demuestra a través de tantos escándalos en el deporte universitario que tienen que ver con el pago directo o simulado a los estudiantes-atletas, que el paradigma del amateurismo está desgastado.

El punto importante aquí es que, desde mi opinión, las ganancias deben de ser compartidas con aquellos que hacen que el centro educativo obtenga dividendos. Una idea que se me ocurre y creo que no es nada original, es que cada uno de ellos sea libre de firmar con patrocinadores. Esto evidentemente seria explotar la imagen y valía de cada jugador por el propio jugador sin quitarle un solo centavo a la universidad. Este esquema ya se emplea en los participantes olímpicos. Creo que no debería haber gran encono para su aplicación en los deportes estudiantiles.

Para concluir les recomiendo que vean una película de 1988 este fin de semana, cuyo título en inglés es “Johnny Be Good”. Y en español se llamó “Johnny pórtate bien”. Actúan Robert Downey Jr, Uma Thurman y el exestrella de los Osos de Chicago el QB Jim McMahom.

Una entretenida ficción hasta cierto punto, que trata sobre un tal Johnny Walker, un extraordinario mariscal de preparatoria que muchas universidades lo quieren y que harán todo lo posible para que su novia, su entrenador y su mejor amigo lo convenzan para jugar para alguna de ellas. Claro con cierto beneficio para quien lo convenza. La encuentran en YouTube, Amazon Prime Video y Netflix. Véanla. Se van a entretener un par de horas.

Creo que con esto cumplí con los deberes que me solicitaron.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Google NoticiasFacebookTwitter y LinkedIn.

deportes, Football, futbol americano, NFL, NFL 2020, Playoffs

Scroll to top