Big Shot
Buscar
Buscar

MUNDO FIFÍ / DEPORTES

Mundo Fifí / Deportes

Big Shot

Camas de cartón en Tokio 2020. Crédito Twitter

Obligados a ganar oro en celibato

Ni modo, esta vez tendrán que aguantarse las ganas.

El sexo es uno de los “deportes” favoritos de los atletas durante los Juegos Olímpicos, pero para Tokio 2020 no podrá ser por culpa de la pandemia de Covid-19.

No es raro que en las Villas Olímpicas ocurran todo tipo de encuentros físicos, al final del día son jóvenes con cuerpos perfectos de todos los rincones del mundo conviviendo durante varios en un mismo lugar.

Es por eso que el Comité Olímpico Internacional (COI) decidió desde 1998 repartir condones entre los deportistas, entonces como una medida para prevenir el VIH (SIDA).

“Llegué a ver personas teniendo sexo al aire libre. Distraíamos a los agentes de seguridad con nuestras medallas y llevábamos personas para las habitaciones”, contó en Londres 2012 la portera del equipo de futbol femenil de Estados Unidos, Hope Solo.

Hace cinco años, en Río 2016, la cifra de preservativos que se dieron alcanzaron los 450 mil, unos 42 por persona, un récord entonces. Y los deportistas no los desaprovecharon, entonces se reportó que el drenaje de la Villa quedó tapado por tantos preservativos que se tiraron en los inodoros, que atascaron al recolector de objetos sólidos del lugar. No es broma, incluso pasó dos veces en esta Villa porque en los Juegos Panamericanos de 2007 ocurrió exactamente lo mismo.

Además, en Río también hubo un gran uso de las aplicaciones como Tinder y Grinder.

“Los Juegos Olímpicos son un momento muy cargado de sexo. Los atletas son jóvenes y ahora la popularidad de estas aplicaciones ha aumentado una barbaridad”, dijo Julie Spira, una experta en aplicaciones de citas, en 2016.

En Tinder mencionaron que en la Villa de esos Juegos de Río aumentó el uso de la aplicación en un 129 por ciento.

“Creo que lo primero que hicimos cuando llegamos a la Villa Olímpica fue registrarnos en Tinder”, reveló entonces el esquiador británico Gus Kenworthy.

Pero esos encuentros ahora tendrán que quedar de lado por la pandemia, que ya obligó a postergar un año el evento. El Comité Organizador ha establecido estrictas medidas sanitarias, donde obviamente está entre las más importantes el distanciamiento social.

Incluso han optado por colocar 18 mil camas “anti sexo”, que no podrían soportar a dos personas y los movimientos usuales en el acto.

“Esas camas pueden aguantar hasta 200 kilos. El comité organizador pensó en objetos reciclables, y la cama fue una de las ideas. Hemos realizado pruebas, como lanzar peso en las camas. Mientras haya una persona recostada, deberían ser lo suficientemente sólidas para soportar la carga. Por supuesto, la madera y el cartón se romperían si saltaras sobre ellos”, explicó Takashi Kitajima, director general de la Villa Olímpica.

También, se repartirán muchos menos condones, aunque más como medida para concienciar sobre enfermedades de transmisión sexual ya que pedirán no los usen en la Villa.

“La distribución de condones tiene como objetivo concienciar sobre enfermedades de transmisión sexual (ETS) como el VIH, que son una amenaza para los jóvenes en muchos países”, señaló Kitajima.

https://twitter.com/Paulchelimo/status/1416240846039523331

Este año serían unos 150 mil condones repartidos.

Pero los deportistas tienen una medio buena noticia: sí podrán beber alcohol, aunque solos, en sus cuartos.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Google NoticiasFacebookTwitter y LinkedIn.

Juegos Olímpicos, Tokio, Tokio 2020, Tokyo

Scroll to top