Big Shot
Buscar
Buscar

MUNDO FIFÍ / DEPORTES

Mundo Fifí / Deportes

Big Shot

Caster Semenya. Crédito @caster800m Twitter/

La carrera de Caster Semenya la lleva a la corte europea

Caster Semenya no se rinde, pero las opciones se le acaban.

La sudafricana campeona olímpica en los 800 metros en Londres 2012 y Río 2016 está en una lucha contra las controvertidas regulaciones mundiales de atletismo que requieren que las mujeres con niveles altos de testosterona tomen medicamentos para competir internacionalmente entre 400 metros y una milla.

Semenya, también triple campeona del mundo en Berlín 2009, Daegu 2011 y Londres 2017, dominó los 800 metros mundiales a placer, pero tras varios análisis la World Athletics, el organismo rector del atletismo, decidió implementar las medidas en 2019, lo que afectó a la sudafricana.

El organismo implementó esta política para atletas con diferencias en el desarrollo sexual que los obligaba a reducir sus niveles de testosterona a menos de 5 nmol / L si querían competir en eventos de élite entre 400 m y un milla.

Explicaron que la razón era que el 99 por ciento de las mujeres tienen un nivel de 0.12-1.79 nmol / L, por lo que las que tengan mas, como pasa con Semenya, tenían ventaja en tamaño y fuerza.

“La igualdad en el deporte es una preocupación legítima y constituye un principio central de la competición deportiva. Es uno de los pilares en los que se basa la competencia”, se estableció entonces.

Te recomendamos leer: No son profetas en su gran tierra

Semenya llega dos años tratando de que se quite esta prohibición, que la dejaría fuera de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al menos que se someta a los medicamentos, pero hasta el momento ha perdido en dos de sus apelaciones, pero va por una tercera ante la Corte Europea de los Derechos Humanos.

“Espero que la corte europea ponga fin a las violaciones de derechos humanos cometidas durante mucho tiempo por World Athletics contra las mujeres atletas. Todo lo que pedimos es que se nos permita correr libres, de una vez por todas, como las mujeres fuertes y valientes que somos y siempre hemos sido”, escribió la atleta en redes sociales.

Si no logra su cometido, Semenya se ha planteado la posibilidad de competir en los 200 metros, pero terminó el 2020 con 23.49 segundos, el ránking 165 del mundo, y eso que muchas no compitieron por la pandemia y medio segundo más lento de lo necesario para clasificar.

Semenya, de 30 años de edad, lleva toda su carrera batallando con este tipo de temas, incluso hace años se le pidió exámenes de prueba de sexo por su tremendo dominio en la pista.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Google NoticiasFacebookTwitter y LinkedIn.

atleta, atletismo, deportes, Juegos Olímpicos, mujeres, mujeres en el deporte, Recomendado, sudáfrica

Scroll to top