Big Shot
Buscar
Buscar

MUNDO FIFÍ / DEPORTES

Mundo Fifí / Deportes

Big Shot

Campeones de la NFL que pudieron brillar en la MLB.

Campeones de la NFL que pudieron brillar en la MLB

Son grandes del futbol americano, pero pudieron también serlo en el beisbol. Hay unos jugadores en la NFL que han conquistado el Super Bowl, pero sus cualidades deportivas los llevaron a también estar en la mira de las Grandes Ligas.

Uno de los casos más cercanos es el del quarterback de Jefes, Patrick Mahomes, quien ganó la edición LIV del “Súper Domingo” con Kansas City y ahora buscará su segundo anillo cuando enfrente a los Bucaneros de Tampa Bay en la edición LV.

Mahomes lleva el beisbol en la sangre ya que su padre, Pat Mahomes, estuvo 11 años en las Mayores, casi toda su carrera con los Twins de Minnesota, es por ello que jugó este deporte en la preparatoria, donde llamó la atención de varios equipos e incluso fue elegido por los Tigres de Detroit en la ronda 37 del Draft de la MLB en 2014.

En la universidad con Texas Tech tuvo tres apariciones con el equipo de beisbol, pero al final se concentró completamente en el americano, donde ya es una súper estrella a sus 25 años, además de presumir el jugoso contrato de 503 millones de dólares por 10 años que firmó con los Jefes luego de ganar el Súper Tazón.

El rival de Mahomes en el próximo Gran Juego, Tom Brady, quien presume nada más 10 tazones, de los cuales ha ganado seis (misma cantidad que los equipos más ganadores en la historia de la NFL, Acereros de Pittsburgh y Patriotas de Nueva Inglaterra), jugó el deporte del bat en la preparatoria e impresionó tanto que fue elegido en la ronda 18 del draft del 1995 por los Expos de Montreal.

Te recomendamos leer: Campeones en Boston, monarcas también en otro lado

El equipo canadiense lo proyectaba a ser un All Star, pero Brady estaba determinado a jugar americano. Su carrera en la NFL es muy conocida, elegido 199 global en el selectivo del 2000 y llegó a ser titular de los Patriotas tras la lesión de Drew Bledsoe un año después, temporada donde ganó su primer anillo. El resto, como dicen, es historia.

Otro quarterback campeón de la NFL, Russell Wilson, con los Halcones Marinos de Seattle en la edición XLVIII, fue el segunda base en la universidad de Estatal del Norte de Carolina e incluso pasó un par de años con los Rockies de Colorado, logrando cinco home runs en 93 partidos de ligas menores entre 2010 y 2011.

Colorado lo eligió en la cuarta ronda del Draft de 2010, pero decidió irse a la NFL, donde ha tenido una carrera destacada, aunque no olvida ya que en algunas primaveras ha entrenado con los Rangers de Texas y los Yanquis, equipo donde jugó en un partido de pretemporada, mismo donde se ponchó.

Uno de sus compañeros en ese Super Bowl XLVIII, el receptor Golden Tate, jugó beisbol un par de años en la Universidad de Notre Dame, siendo su segundo año donde destacó promediando .329 de bateo en 55 partidos, además de lograr 45 carreras.

Fue elegido en el Draft de 2010 por los Gigantes de San Francisco en la ronda 50, pero no firmó y no juega este deporte desde el 2009.

Otro legendario quarterback que pudo tener carrera en las Mayores fue John Elway, campeón de los Tazones XXXII y XXXIII con los Broncos de Denver.

En 1979, los Reales de Kansas City lo eligieron en el Draft cuando salió de la preparatoria y luego, en 1981, los Yanquis lo seleccionaron en el Draft. En esa temporada, estuvo en 42 partidos con los Oneonta Yankees, equipo de la New York–Penn League, donde promedió .318 de bateo, 4 cuadrangulares y 13 bases robadas.

En 1983, los Potros de Baltimore lo eligieron en el Draft de la NFL y casi de inmediato lo cambiaron a Denver, donde brilló y donde todavía sigue, ahora como directivo.

Otra gran estrella que jugó beisbol fue Deion Sanders, defensivo para los Halcones de Atlanta, 49’s de San Francisco, Vaqueros de Dallas, Washington cuando eran los Pieles Rojas y Cuervos de Baltimore, ganando los Super Bowls XXIX y XXX.

En las Grandes Ligas sumó 641 con cuatro equipos: Yanquis de Nueva York (con quien debutó en 1989), Bravos de Atlanta, Gigantes de San Francisco y Rojos de Cincinnati, presumiendo un promedio de bateo de .263, 39 cuadrangulares y 168 carreras impulsadas.

En 1997, terminó segundo de la Liga Nacional en bases robadas con 56.

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Google NoticiasFacebookTwitter y LinkedIn.

baseball, Beisbol, Football, futbol americano, NFL, NFL 2021, Super Bowl

Scroll to top