Big Shot
Buscar
Buscar

MUNDO FIFÍ / CULTURA

Mundo Fifí / Cultura

Big Shot

La cuarta temporada de La casa de papel recuerda las lecciones de Berlín. Foto: Europa Press

La casa de papel 4: las lecciones de Berlín

Aunque, como bien sabrán los seguidores de La casa de papel, Berlín murió al final de la segunda entrega de capítulos de esta serie de Netflix, cuando El Profesor y la banda estaban culminando su atraco a la Fábrica de la Moneda, el personaje encarnado por Pedro Alonso sigue siendo uno de los personajes más queridos por los seguidores.

Lo es, en gran parte, porque la cuarta temporada de La casa de papel mantiene vivo su legado a través de flashbacks, que muestran más detalles del pasado de Andrés de Fonollosa Gonzalvez, el hermano de Sergio Marquina, El Profesor, y una de las mentes que junto a Martín Berrote, alumbró el actual golpe que está perpetrando la banda: el atraco al Banco de España.

En esos saltos hacia atrás en el tiempo, Berlín hace gala de todo su carisma y particular filosofía de vida. Un hedonista irredento que, a pesar de su enfermedad terminal, sigue dispuesto a no desperdiciar ni un segundo de su existencia lamentándose. Todo lo contrario, piensa exprimir la vida hasta su última gota.

Y mientras tanto, mientras vive, bebe, se enamora, disfruta y diseña un golpe maestro, Andrés desgrana sus peculiares lecciones de vida que imparte casi siempre con su hermano como alumno de excepción. Sergio es el cerebro, pero él sabe más de la vida del prójimo que el calculador de su hermano.

ADVERTENCIA: LO QUE SIGUE CONTIENE SPOILERS

Las lecciones de Berlín en La casa de papel 4

  • Sobre la vida y la muerte

Una de esas lecciones la imparte Andrés en el primer capítulo justo después de marcarse una estilosa versión del ‘Ti amo’ acompañado de un coro gregoriano. Una enseñanza que le llega al personaje de Álvaro Morte cuando está sentado en una mesa durante la boda de su hermano con Tatiana celebrada en el monasterio italiano.

“¿Qué pesa más, el amor o la muerte?”, le pregunta a Berlín, mostrando sus reservas ante una boda que se celebra sabiendo que al novio le queda poco de vida.

“Lo que más pesa es la vida hermano, la vida. Y luego estoy yo, que me muero y sin embargo me caso, ¿no te parece una contradicción hermosa?”, responde Andrés que asegura que Tatitana, su flamante esposa, está al corriente de su estado.

“Claro que lo sabe, ella es muy lista. Y si lo miras por el lado bueno es una suerte, la gente no tiene ni idea de cuando le va a llegar la hora y eso nos hace vivir en una luna de miel constante”, argumenta Berlín, siempre con su pícara sonrisa en los labios.

“Las personas de ahí afuera se compran una botella de champán para celebrar algo especial… y luego llegan los días corrientes. Tatiana y yo vamos a vivir quemando la vida en una barrica de champán francés.

La muerte puede ser la mejor oportunidad de tu vida, Sergio”, concluye Andrés poniendo su mano sobre el hombro de su hermano. Un alegato en favor de la vida y a aceptación de la muerte ante el que su hermano no encuentra réplica.

  • Sobre la traición y el amor

La segunda gran lección de Berlín versa sobre la traición. También en la boda, ya en un flashback que forma parte del segundo capítulo de la nueva temporada que precisamente lleva por título ‘La boda de Berlín’, El Profesor le sigue echando en cara a Berlín su decisión esgrimiendo que casarse con Tatiana sabiendo que pronto va a morir es “una traición”.

Una acusación ante la que Andrés de Fonollosa Gonzalvez responde insistiendo que “todo el mundo sabe que estoy enfermo” y que, a cambio de eso, le va a dar a su reciente esposa “los dos o tres mejores años de toda su vida”. “Después, sí… en cierto modo la voy a traicionar”, reconoce el personaje de Pedro Alonso que asegura que “la traición es algo inherente al amor”.

Y también a la amistad. “Martin (Palermo) mi mejor amigo, me traicionaría, por su puesto si se dieran las circunstancias adecuadas”, dice mirando al personaje interpretado por el actor argentino Rodrigo de la Serna.

“¿Tatiana?, también por supuesto”, asegura Berlín para después afirmar que “la traición no depende de cuánto amas a alguien, sino de la magnitud del dilema que te pongan delante”. “Traicionarías a tu amada, en principio no.

¿Pero, qué pasaría si se dicen que si la traicionas consigues un medicamento para salvar a tu querido hermano?”, pregunta el astuto Berlín que, ante este dilema, vuelve a dejar a su hermano sin palabras.

Te invitamos a seguir BigShot Magazine en Facebook y Twitter.

entretenimiento, la casa de papel, netflix, serie de televisión, streaming, televisión

Scroll to top