Buscar

MUNDO FIFÍ / CULTURA

Mundo Fifí / Cultura

Big Shot

El predicamento de los festivales de cine ante la pandemia de coronavirus. Foto: Getty Images

Festivales de cine: tradición o actualización

La pandemia del Covid-19 ha dejado al descubierto un tema sensible en el mundo del séptimo arte: están los puristas que consideran que el cine se ve mejor -y únicamente- en las salas de proyección y están los que consideran que el streaming es la mejor -y por el momento única- opción.

El circuito de grandes festivales de cine están tomado decisiones cruciales estos días qué provocarán cambios en los años por venir. Se han planteado desde tomar un año sabático, transformarse en festivales digitales y transmitir on line o probar una forma híbrida.

En el complejo mundo de los grandes encuentros cinematográficos lo único cierto es que no hay una línea clara y nadie sabe realmente qué hacer. Y esto, puede ocasionar una “guerra” entre los organizadores de los eventos fílmicos más importantes del mundo: Berlín, Cannes, Venecia y Toronto.

Veamos: el único festival del gran circuito que pudo realizarse este año fue el Festival de Berlín (Berlinale) que clausuró su edición 2020 el 1° de marzo, apenas unos días antes que la Unión Europea cerrara fronteras y redujera el tráfico aéreo.

Venecia, el festival que se exhibe en el Lido y que se ha ganado desde hace algunos años, el papel de iniciador de la temporada de premios y reconocimientos- con grandes galas y presencia de medios de comunicación- que culmina con los premios Oscar de la Academia de Ciencias Cinematográficas, corre el riesgo de tener que renunciar a ello a favor de Toronto, porque el festival canadiense ( cuyas fechas se sobreponen a Venecia, y con el cuál comparte selección de películas)  ha decidido ser virtual; exhibir todo su contenido a través de streaming: competencia y programas alternativos.

La Mostra está optando por una decisión salomónica: proyecciones al aire libre en la playa y conferencias de especialistas y entrevistas vía streaming.

El Festival de Cannes es ahora la gran incógnita, pues es la más grande reunión de directores, productores, periodistas especializados, críticos, fanáticos y trabajadores de la industria cinematográfica mundial. Carpeta roja, glamour, divismo, pero sobre todo un mercado global  de productos audiovisuales y espacio único para entrevistas de premieres.

Ante la pandemia de Covid-19, el circuito de grandes festivales de cine están tomado decisiones cruciales qué provocarán cambios en los años por venir.

El encuentro de todos los actores del gremio en los numerosos restaurantes, bares y vestíbulos de hoteles, para culminar día a día en la Croisette es por antonomasia, el punto nodal del trabajo cinematográfico realizado en el año en todos los puntos del orbe. Hoy, casi todos apoyan los sueños de los organizadores, que es llevar a cabo la gran fiesta cinematográfica en julio.

“Ser un festival virtual puede ser una excelente opción para algunos pero no para Cannes”, ha afirmado su director artístico Thiery Fremaux. “Seguimos trabajando para iniciar en julio, pues el espíritu de Cannes, su gran historia, su eficiencia, son modelos que no funcionan on line. ¿Qué cosa es un festival digital?, ¿cómo llevas a cabo una competencia vía remota?, ¿ver una película de Wes Anderson en la computadora? ¡Seamos serios!”, ha dicho.

“Deberíamos empezar por preguntar a los titulares de los derechos si están de acuerdo”. Y sí, muchos cineastas- entre ellos Anderson arriba mencionado- están en contra de estrenar sus filmes en festivales por línea.

Alex Winter (The Panama Papers) autor del documental Zappa, y quién se llevó cinco años reuniendo materiales inéditos y clásicos así como entrevistas,  ha decidido retirar su filme de competencia, de dos grandes festivales que lo habrían proyectado online: CPH: DOX ( Dinamarca) y SXSW ( EUA).

Los organizadores de éste último se unieron con Amazon en el proyecto llamado  Prime Video presents the SXSW 2020 Film Festival Collection para poder “proyectar” los filmes que serían presentados durante el festival. Estos estarán disponibles únicamente por diez días- a finales de abril- a través de Prime Video y será totalmente gratuito sólo en Estados Unidos de América.

“Mostrar una película frente a una gran audiencia en un festival  es una gran prueba, así te ayuda a entender si le llega o no a la gente” ha dicho Alex Winter, y por ello se rehusó a qué su película fuera vista a través de las pantallas caseras.

Otro punto crucial es, que además del glamour y de la derrama económica que implica para la ciudad sede, se ha establecido un mecanismo que permite negociar después de las exhibiciones, derechos, adquisiciones y financiamiento de los materiales fílmicos. 

Es una gran incógnita cómo se llevaría a cabo esto tras la muestra de una película on line, o el famoso espacio de pitching de guiones y proyectos.

Al principio se mencionó una “guerra” entre los festivales, ¿por qué? Pues en Cannes se planea exhibir- para el placer de los amantes del cine de Hollywood- Top Gun: Maverick y también habría espacio para los amantes de cine clásico y formal con Tres pianos de Nanni Moretti. Si el festival galo no se llevara a cabo, es muy poco probable que La Croisette compartiera su selección con El Lido.

Y realmente ver la película de pilotos de combate en pantalla de computadora a través de la plataforma del Festival de Toronto, no es algo que emocione ni a sus productores ni al público, así que cabría la posibilidad que fuera hasta la Berlinale 2021 que se viera en pantalla grande.

El combate para seleccionar y exhibir lo más ansiado por el público cinéfilo siempre ha estado presente en el circuito, pero ahora, la pandemia puede provocar un encuentro de dimensiones gigantes.

Lo que sí es seguro, que los festivales y muestras más pequeños, con menos patrocinios, apoyos y posibilidades, se encuentran desamparados, pues dependen en mucho, de las decisiones que tomen estos cuatro gigantes. Sería un buen momento para que el gremio cinematográfico se uniera y diera muestra de solidaridad y unión.

Así, lo festivales seguirían existiendo cómo hasta hoy, y tal vez se enriquecerían con las nuevas tecnologías. Quién quisiera – y tuviera la posibilidad- de asistir a las grandes salas lo haría disfrutando de ese allure que tiene los grandes encuentros cinematográficos; y quien así lo deseara, podría bajar en su computadora el último filme seleccionado en cualquier competencia.

¡Qué el cine y los festivales estén vivos por muchos años más!

Te invitamos a seguir Big Shot Magazine en Facebook y Twitter.

cine, coronavirus, covid-19, cultura, festivales de cine, peliculas, transformación digital


Milagros Sollano

Especialista en Comunicación y Gestión Cultural, con especial énfasis en difusión, coordinación y promoción de eventos así como procuración de fondos. Fomento de relaciones entre instituciones estatales y privadas, así como acuerdos internacionales, para exhibición e intercambio  de materiales audiovisuales. En su empresa Sueños y Milagros crea y construye experiencias sensoriales para eventos; interesada en diseño, tendencias e irrupciones en moda y estilo así como en conceptualización y desarrollo de campañas de marketing relacional. Le gusta viajar y siempre está interesada en descubrir olores, sabores, colores y modos de expresión. Le encanta el cine, la música y  los tacos.

LO MÁS LEÍDO
Scroll to top